Comparte


———————————————–

Unas 53.000 gallinas ponedoras han sido sacrificadas en varias granjas ecológicas
del estado federado de Baja Sajonia (noroeste de Alemania) tras comprobarse que
se habían alimentado con piensos "bio" que contenían nitrófeno,
sustancia cancerígena prohibida en la Unión Europea.

Las autoridades sanitarias sajonas informaron el pasado 21 de junio que además
de esas ponedoras, en los últimos días se sacrificaron también
unos 6.800 pavos y cerca de 5.000 pollos.
Las fuentes no descartaron nuevos sacrificios, pues la empresa que se descubrió
había distribuido piensos con nitrófeno, tenía en ese estado
federado una cartera de clientes de 59 granjas "bio" con un total
de 220.000 ponedoras

[wbcr_php_snippet id="90268"]
Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario