Comparte

Los Ministerios de Sanidad
y Agricultura han activado
un programa de control de Salmonella en huevos y ovoproductos para disminuir la
incidencia y prevalencia de
esta infección alimentaria que el pasado año provocó 10 fallecimientos
y 635 hospitalizaciones.
———————————————–

Estos datos fueron facilitados por las ministras de Agricultura y Sanidad, Elena
Espinosa y Elena Salgado, al presentar en rueda de prensa conjunta el citado programa
y aconsejar a los consumidores que extremen las precauciones de manipulación
e higiene
del huevo y sus derivados.

Los consejos básicos para el consumidor se resumen en no comer huevo crudo,
lavarlo justo antes de cocinarlo, tener cuidado con la fecha de caducidad -impresa
en la cáscara- consumir inmediatamente salsas cocinadas con este producto
como la mahonesa y lavarse mucho las manos.

Además y con el citado programa, el Gobierno quiere garantizar que todos
los alimentos que llegan al consumidor sean seguros y de calidad a través
de un control exhaustivo de toda la cadena de producción para lo que se
ha procedido a registrar todas la granjas
avícolas.

El Programa pretende en definitiva la mejora de los sistemas de detección,
comunicación e intercambio de información relativa a las salmonelosis
de origen alimentario, así como la potenciación del control, seguimiento
y gestión de los casos de presencia de Salmonella en avicultura, huevos
y ovoproductos, intensificando muestreo, análisis y medidas de prevención
y administrativas.

Además y según la ministra de Agricultura, en los últimos
meses se han puesto en marcha diferentes iniciativas en el marco de la producción
y comercialización de huevos con la finalidad de asegurar la calidad y
la sanidad de los productos y para mejorar la
información a disposición de los consumidores sobre los huevos que
adquieren.

En los últimos cuatro años con datos consolidados (1998-2001), de
los 3.818 brotes de intoxicación alimentaria notificados en España,
el 38 por ciento (1.469) estaban relacionados con el consumo de huevos y derivados,
y el 85,5 por ciento de los mismos se asociaron a Salmonella, con lo que en este
periodo de tiempo el 32,9 por ciento del total de brotes alimentarios se correspondieron
a Salmonella.

No obstante y según destacó la ministra de Sanidad, los casos de
salmonelosis han disminuido de año a año y los índices de
brotes son muy similares a los que se registran en el resto de la Unión
Europea.

Aún así, la salmonelosis está considerada como una de las
infecciones alimentarias de mayor importancia a nivel mundial y los alimentos
implicados de forma más frecuente en esta infección suelen ser huevos
crudos (mahonesas, clara batida, sopas o leche con yema) o poco cocinados, aves
mal cocidas y alimentos cocinados que se mantienen a temperatura ambiente (sin
refrigerar) durante un tiempo más o menos prolongado.

Por ello, es más frecuente en los meses con temperaturas más elevadas
y en este sentido, es fundamental el papel del consumidor a la hora de manipular,
preparar y conservar alimentos que contengan huevo para disminuir el número
de brotes de Salmonella.

La salmonelosis asociada al consumo de huevos y ovoproductos supone un problema
importante ya que el huevo y sus derivados constituyen en nuestro país
un producto de primera línea en la cesta de la compra.

Según explicó la ministra de Agricultura, el sector de producción
de huevos y ovoproductos ha experimentado en España un significativo crecimiento
en los últimos años, de tal forma que actualmente hay 2.051 granjas
de producción de huevos, que albergan a más de 47 millones de gallinas,
y que facturan más de un millón de euros.

Además, España fue en el año 2003 el segundo productor de
la Unión Europea, y exportó el 35 por ciento de sur producción.
Esta evolución ha ido acompañada de un aumento del consumo de huevos
que en el territorio nacional alcanzado una media de 17 kilos por persona.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario