Comparte

El Plan comprende todas las fases de producción que tienen lugar en
la granja avícola. Su cumplimiento debe ser garantía de un buen
estado sanitario de las explotaciones, así como de los productos que
entran en la cadena alimentaria.
En opinión de la Interprofesional del Huevo y sus Productos, dicho Plan
supondrá un mayor control de las explotaciones, y por tanto unas mejores
garantías sanitarias.

———————————————–

El Plan Nacional Sanitario Avícola, aprobado en el Consejo de Ministros
mediante Real Decreto el pasado viernes 14 de marzo, incumbe a todas aquellas
granjas avícolas que se ubiquen en el territorio español.
Dicho Plan contempla todas las fases productivas, desde las instalaciones de
la explotación hasta las condiciones para el transporte de broilers o
gallinas.

El cumplimiento de las condiciones definidas debería garantizar el perfecto
estado sanitario de las aves de corral, tanto las que se destinan al consumo
humano como las reproductoras, incluyendo los huevos para incubar.

Se establecen la necesidad de contar con una autorización sanitaria
otorgada por la autoridad competente de la cada Comunidad Autónoma. Además,
se definen los requisitos del alojamiento de las aves, los controles sanitarios
y los registros.

Por otra parte se contemplan las condiciones de transporte de los animales
por el territorio nacional, que incluyen certificado sanitario oficial -el cual
garantiza la sanidad y bienestar de las aves, las condiciones sanitarias de
los huevos para incubar, de las instalaciones donde han sido criados y del medio
de transporte en cuestión-.

La nueva normativa describe asimismo los datos que tendrán que reflejarse
en el certificado sanitario de inspección que acompañará
a los animales a su llegada al matadero.

Respecto a las enfermedades más importantes y las zoonosis que pueden
afectar a las aves de corral y a los huevos, también se preveen las actuaciones
necesarias que deberían llevarse a cabo. Ello incluye la comunicación
por parte de los veteriarios a las autoridades competentes en el caso de las
zoonosis, así como la aplicación de programas de control de los
procesos infecto-contagiosos o parasitarios.

En el caso de las aves reproductoras es obligatoria la aplicación de
un programa de específico para el control de la salmonelosis, cuyos detalles
sobre recogida de muestras, análisis en laboratorios oficiales, tificación
en el de Referencia y demás medidas también vienen explicados.

El Real Decreto aportará agilidad a la Administración para futuras
normas sanitarias. Por otra parte, obligará a todas las granjas a estar
registradas, con lo cual ejercer un control será mucho más fácil.


Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario