Comparte

gallinas-sueloSuecia ha ordenado a sus granjeros que mantengan a sus gallinas y a otras aves en el interior de las explotaciones, para reducir los riesgos de propagación de la gripe aviar que se ha detectado en Europa en diversos brotes en Alemania, Holanda y Reino Unido.

Las autoridades sanitarias están de acuerdo en que el virus aparecido en estos países está relacionado y que parece que podría provenir de aves migratorias procedentes de China, Japón y Corea del Sur, donde se detectó a principios de año.

En España, el Ministerio de Agricultura se ha apresurado a recomendar que se fortalezcan las medidas de bioseguridad. La Comisión Europea ha adoptado medidas de restricción de los movimientos de aves desde Holanda y Reino Unido, de forma similar a las tomadas para Alemania. Dada la situación actual no puede ser excluido que el virus se haya dispersado a otras zonas a través de aves migratorias.

Actualmente se está llevando a cabo la encuesta epidemiológica en las explotaciones afectadas que determinará el origen más probable de la enfermedad. Desde el inicio del periodo de incubación de la enfermedad no existen movimientos de aves vivas o huevos desde la explotación afectada en Holanda con destino España, sin embargo sí que ha habido movimientos desde regiones cercanas al foco.

Las Comunidades autónomas de destino de estos movimientos han sido informadas, con objeto de que se intensifique la vigilancia en la zona, aunque hasta la fecha no existe ninguna sospecha de la presencia de la enfermedad en España. 

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario