Según la Oficina Nacional de Agricultura, la producción sueca de huevos podría verse reducida de un 15 a un 20% debido a la entrada en vigor, a partir del 1 de Enero de 1999, de la nueva reglamentación relativa al bienestar animal.
———————————————–

La Oficina estima que entre 600.000 y 800.000 ponedoras van a ser retiradas de las granjas de producción, lo que representará una disminución de unas 22.000 toneladas sobre una producción total sueca que en 1997 alcanzó la cifra de 109.000 toneladas de huevos. Suecia cuenta hoy con cinco millones de ponedoras en baterias y un millón de gallinas criadas al aire libre.

Algunos granjeros han solicitado ya quedar exentos de estas nuevas leyes. Los que no lo hayan hecho trabajarán a partir del inicio de 1999 en condiciones ilegales y sus ponedoras deberán ser exterminadas inmediatamente. La exención se concede tan solo para tres entradas de nuevas generaciones de gallinas, debiendo durar cada una de ellas alrededor de 64 semanas. Al final de este período el granjero se verá obligado a modificar sus jaulas en 600 cm2 y agrandarlas en un 50%, a fín de poder incluir en ellas un espacio con arena y un aseladero, todo ello a la espera de que el gobierno sueco tome una decisión final relativa a la elección definitiva de un sistema.

Los nuevos reglamentos sobre el bienestar de los animales representan un carga financiera suplementaria para el sector, que soporta ya fuertes impuestos. La producción sueca sufre en estos momentos un acusado descenso, por lo que las importaciones de huevos para el consumo siguen aumentando. En 1997 estas importaciones aumentaron en un 15% en relación con 1996. La mayor parte de los huevos importados provienen de Finlandia, país cuya producción es fuertemente excedentaria. Paralelamente, las exportaciones suecas han aumentado tan solo en un 17%.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario