Comparte

Aunque según datos
de la FAO
este año continua siendo menos grave que el anterior en
lo que se refiere a número de casos y cantidad de países con brotes
declarados, la amenaza de una pandemia continua siendo real, al menos en el
futuro inmediato.
———————————————–

Aunque según datos
de la FAO
este año continua siendo menos grave que el anterior en
lo que se refiere a número de casos y cantidad de países con brotes
declarados, la amenaza de una pandemia continua siendo real, al menos en el
futuro inmediato. La enfermedad se extiende lentamente por nuevas zonas, como
demuestra el brote declarado el 12 de abril en West Virginia -EEUU-, que ha
motivado la inmediata restricción de compra de productos avícolas
provenientes de la región por parte de las autoridades colombianas. Y
también el hallazgo de casos por primera vez en Bangla Desh en marzo,
fenómeno que la FAO atribuye al flujo de aves migratorias.
Quizá haya ayudado a mejorar la situación la mayor transparencia,
vigilancia y velocidad de comunicación de los brotes, todas constatadas
por Joseph Doménech, jefe de los servicios veterinarios de la FAO.
En 2006, 53 países informaron de casos de la enfermedad, mientras que
este año, hasta ahora, tan sólo 17 países han resultado
afectados. Pero ya son 150 las muertes humanas acumuladas por gripe aviar confirmadas
por la OMS. Sin embargo, en el lado positivo hay muchos países que han
sido capaces de controlar la enfermedad, y varios han conseguido erradicar el
virus.
La parte negativa es que el virus circula todavía en países de
África y Asia. Egipto -donde los ganaderos no han visto compensados los
sacrificios de sus animales- e Indonesia -un país gran cantidad de islas
y una baja disponibilidad de recursos para el control de la enfermedad, y donde
ya se cuenta con 68 fallecidos- se encuentran gravemente infectados, al igual
que Nigeria -donde se da una gran incapacidad operativa de las autoridades a
la hora de implementar medidas de control-, aunque en un grado menor.
Tailandia, Turquía y Vietnam han tenido en general éxito para
contener y eliminar el virus. En Tailandia, por ejemplo, no se ha producido
ningún caso humano de la enfermedad desde agosto de 2006.
En Birmania en cambio continúan apareciendo brotes desde febrero. El
último -el 2 de abril- ha sido en las afueras de Rangún. Las autoridades
lo atribuyen al transporte y venta de animales provenientes de zonas infectadas.
Por suerte no ha habido ningún caso humano confirmado en el país.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario