El ministerio húngaro de Agricultura ha comunicado que los últimos análisis realizados confirman que los gansos encontrados muertos, el lunes pasado, en un corral en el sur de Hungría sufrían de la cepa H5N1 de la influenza aviar.
———————————————–

El ministerio húngaro de Agricultura ha comunicado que los últimos
análisis realizados confirman que los gansos encontrados muertos, el
lunes pasado, en un corral en el sur de Hungría sufrían de la
cepa H5N1 de la influenza aviar.
De todas formas, este resultado tendrá que ser verificado por el laboratorio
de referencia de Weybridge (Gran Bretaña), mientras que las autoridades
magiares ya informaron a la Comisión Europea sobre este caso.
Las autoridades de sanidad animal húngaras sacrificaron de forma preventiva
unos 3.300 gansos ante la sospecha de que 40 de esas aves se hayan contagiado
de influenza aviar.
En el condado de Csongrád, donde fue encontrado el foco, ya se han establecido
las zonas de protección y de vigilancia pertinentes, de radios de 3 y
10 kilómetros, respectivamente, donde tendrán que realizarse los
exámenes necesarios a unas 8.500 aves de corral.
El año pasado, las autoridades magiares registraron, desde febrero, un
total de 64 aves silvestres infectadas con la cepa H5N1 en su territorio, en
su gran mayoría cisnes.
Por otra parte, en abril de 2006, se sacrificaron 450.000 aves de corral, tras
haberse detectado la cepa H5 de la influenza aviar en el condado de Bács-Kiskun,
al sur de Budapest.
Las medidas que se están aplicando en la Unión Europea serán
revisadas el viernes próximo por el Comité
Permanente de la Cadena Alimentaria
, formado por expertos de los Veintisiete.
En particular, el Comité analizará las zonas establecidas por
las autoridades húngaras, con el objetivo de respaldarlas.
EFEAGRO

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario