gallos-gallinasUna investigación llevada a cabo por la Universidad de East Anglia (Reino Unido) en colaboración con la Universidad de Oxford, la Universidad de Estocolmo y la Universidad de Linköping ha analizado ejemplares de gallinas para estudiar su modelo de apareamiento, observando que la cópula con diferentes machos diferentes ayudaba a las hembras a producir crías que son eran más resistentes a las enfermedades, por medio de un mecanismo interno en estas aves que da prioridad al esperma de los machos que son genéticamente más diferentes. Parece ser que estos genes juegan un importante papel en la detección y lucha contra las infecciones, un valor que se transmite a los pollitos. El estudio, publicado por la revista Proceedings of the Royal Society B, puede servir de guía para criadores de animales y proyectos de conservación.

Hanne Løvlie, autora del estudio, y sus colegas demuestran que las hembras sólo hacen esta elección esperma con el apareamiento natural, pero no cuando se inseminan artificialmente, siendo este el método más común de reproducción dentro de la industria ganadera actualmente.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario