Comparte

Una planta procesadora de pollos de Nueva Zelanda se ha visto inundada durante
semanas con información secreta llegada en faxes del servicio de seguridad de la
Casa Blanca que preparaba la visita del presidente de Estados Unidos, Bill
Clinton, al país con motivo de la VII cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de
la región Asia-Pacífico prevista para los días 12 y 13.

———————————————–

Cuando Saji Phillips, dueño de la planta, situada al sur de la ciudad de Auckland,
llegaba a su oficina encontraba en su fax, junto a los pedidos de
pechugas y muslos, un montón de papeles llenos de códigos y claves raras. Por lo
que pudo deducir, los mensajes hablaban acerca de la instalación de equipos de
comunicación de la Casa Blanca en el aeropuerto de Auckland, nombres de la
comitiva que acompañará a Clinton, números de seguridad del personal militar
estadounidense, así como detalles de la llegada del presidente.

Phillips, muy nervioso ante la información que le estaba llegando, y en particular
las referencias al presidente, decidió llamar a las autoridades neozelandesas, que
antes de que llegara la prensa y los fotógrafos se presentaron en el lugar y
recogieron los documentos secretos. «Por nosotros eso no tiene importancia, pero
cualquiera sabe qué podría pasar si esos datos caen en malas manos», declara el
industrial al periódico. «Da miedo pensarlo».

El estremecido Phillips asegura que ya hace semanas advirtió a la oficina
norteamericana encargada de los aspectos de la cumbre que le estaban llegando
esos faxes. Pero sin resultados.

La Embajada de Estados Unidos en Wellington informó de que investigará el
incidente. Lo más que desea ahora Phillips es que la Casa Blanca le haga un
pedido de sus pollos.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario