La modificación de la Ley
de 2002 de Protección de los Animales
de la Comunidad Autónoma
de Extremadura, en lo relativo a las matanzas domiciliarias, para adaptarse a
la normativa europea, y al tiro de pichón, que queda «especialmente»
prohibido, ha salido adelante con los votos del PSOE tras debatirse las dos enmiendas
parciales de IU-SIEX.
———————————————–

La nueva ley, compuesta por dos artículos
y una disposición final, modifica el artículo 2.3 de la Ley 5/2002,
cuyo apartado «a» dice ahora que «el sacrificio de animales se
efectuará de forma instantánea e indolora, y siempre con aturdimiento
previo del animal o pérdida de consciencia, en locales autorizados para
tales fines».

«Exceptuándose de ello -añade- las
matanzas domiciliarias de cerdos destinadas al autoconsumo, los espectáculos
taurinos, las tiradas al pichón y aquellos sacrificios que por razones
sanitarias sea preciso efectuar en las explotaciones. En todo caso, se atendrá
a la normativa de la Unión Europea».

El apartado «b»
indica que «no se consideran matanzas domiciliarias de cerdos todas aquellas
que supongan cualquier tipo de espectáculo público, didácticos,
fiestas populares y otras similares, aún cuando el destino final sea el
autoconsumo, siéndoles
de aplicación la normativa vigente relativa
a cada una de estas actividades.»

En el artículo 4, el apartado
2 señala ahora que «quedan excluidas de forma expresa de dicha prohibición
la fiesta de los toros, los tentaderos, los herraderos, encierros y demás
espectáculos taurinos, siempre y cuando cuenten con la preceptiva autorización
administrativa».

Se introduce un apartado 3, que indica que «quedan
especialmente prohibidas las competiciones de tiro al pichón, salvo las
debidamente autorizadas y bajo el control de la Federación» y «corresponderá
a la Consejería
de Agricultura y Medio Ambiente
la autorización del núcleo zoológico
y, en su casO, la introducción, traslado o suelta de las especies cinegéticas.

Las dos enmiendas de IU-SIEX, que voto en contra de la ley, mientras que el
PP se abstuvo, iba en el sentido de prohibir totalmente la práctica del
tiro de pichón.

La portavoz de IU-SIEX, Teresa Rejas, reconoció
que parte de la modificación es válida por exigencia de la Unión
Europea, pero el resto es «cambiar toda para no cambiar nada» respecto
a la práctica del tiro de pichón, por lo que defendió su
total prohibición.

El diputado socialista Francisco García
Ramos subrayó que el texto dice que quedan «especialmente prohibidas»
las tiradas de pichón y defendió la coherencia de la Junta de Extremadura
en este asunto, que pasará a los «anales de la historia» de la
Asamblea por las veces que se ha debatido.

El diputado popular Pedro del
Pino advirtió a Rejas de que a partir de esta modificación se va
a poder tirar mejor al pichón porque habrá menos condicionantes
e insistió en que se ha asistido a una «pantomima parlamentaria»,
porque los socialistas han intentado quedar bien con los ecologistas y con las
sociedades de cazadores.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario