Comparte

Un grupo de investigadores encabezados por Carlos Arias ha logrado crear un kit de diagnóstico que permitirá a los técnicos y visitadores detectar la salmonella en la propia granja, sin necesidad de enviar las muestras al laboratorio. Se trata de un sistema de tratamiento de muestras con el que el operador puede tomar una gota y colocarla en un biosensor conectado a un lector electrónico, que es capaz de obtener un resultado de la lectura final en tan sólo 20 minutos, una vez que haya pasado el tiempo estipulado para la detección de la bacteria, que en el caso de la carne de pollo es de 10-15 horas y en el caso de la salmonella en producción primaria, en heces, es de 15 a 24 horas.

La idea nació hace dos años en el seno de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona y el Centro de Investigadores ATIC, donde el equipo, antes de la incorporación de Carlos Arias, ya había hecho algunas pruebas antes. Finalmente se encargaron de llevar a cabo todo el estudio de mercado, valorar las ventajas diferenciales y asegurarse de que el nuevo kit “era rápido, cuantitativo y fácil de usar”, en palabras del investigador, que recuerda que tuvieron la suerte de contar con el apoyo de entidades como el CESAC y el grupo NUTRECO, Vall Companys y Pondex.

“Vimos que efectivamente había una necesidad real”, asegura Carlos Arias, que ahora gestiona su propia empresa, ImicroQ. Cuentan con un equipo de 12 personas para comercializar esta nueva tecnología, que esperan lanzar al mercado a finales de año y de la que serán capaces de suministrar hasta 2 millones de unidades anuales. Sobre el precio, aún no han desvelado nada, aunque Arias avanza que “será competitivo frente a los métodos alternativos existentes en el mercado.

El kit vendrá equipado con todos los consumibles necesarios para hacer el diagnóstico, y se comercializará tanto un kit para analizar dos muestras como otro más sofisticado que será capaz de trabajar con 8 muestras a la vez.

¿Qué resultado tendrá para el profesional del sector? Pues que “le permitirá avanzar hasta 24 horas el resultado”, asegura el investigador, ya que se ahorra enviarlo todo al laboratorio, un proceso que sólo en el transporte le supone un día.

Con esta misma filosofía, el equipo trabaja también en un kit para la detección del campylobacter, “que será muy importante” para el sector. El funcionamiento de este último será muy parecido, aunque incluso se acortará el tiempo de espera del diagnóstico. Eso sí, para ver este último en el mercado habrá que aguardar, al menos, un año y medio.

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • IMICROQ

  • Polígon Industrial Riu Clar. C/ Ferro 6 (nau 7)
  • Tarragona
  • Tarragona (España)

PUBLICIDAD
{{company.logoTitle}}
  • NUTRECO ESPAÑA, S.A.

  • Ctra. CM 4004 Km. 10,5 de Yuncos a Valmojado
  • CASARRUBIOS DEL MONTE
  • Toledo (España)

PUBLICIDAD
{{company.logoTitle}}
  • VALL COMPANYS S.A.

  • P.I. El Segre, Parcela 410
  • LLEIDA
  • Lérida / Lleida (España)

PUBLICIDAD

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario