Comparte

La Unión de Pequeños
Agricultores y Ganaderos
(UPA-UCE) de Extremadura denunció a 15 de
noviembre las «abusivas» condiciones de contratación impuestas
a los avicultores extremeños y andaluces, unilateralmente por la firma
SADA, del Grupo Nutreco.
———————————————–

La Unión de Pequeños
Agricultores y Ganaderos
(UPA-UCE) de Extremadura denunció a 15 de
noviembre las «abusivas» condiciones de contratación impuestas
a los avicultores extremeños y andaluces, unilateralmente por la firma
SADA, del Grupo Nutreco.
Según UPA, SADA, que comercializa conocidas marcas como «Pimpollo»,
está «amenazando» a los productores con no suministrarles pollos
si no firman un anexo donde se exponen unas condiciones que UPA considera inaceptables
y, además, en ningún momento les presenta el
contrato legal que debe regir
cualquier acuerdo.
Entre las cláusulas «irregulares» que denuncia UPA, figuran
la supresión de las «primas de mercado», que, hasta ahora,
han sido fundamentales para asegurar el mantenimiento de esta actividad ganadera
y que consisten en remuneraciones adicionales para compensarles cuando el precio
del producto sube en destino.

UPA-UCE ha expresado su «profundo malestar por esta vulneración
del ACUERDO
INTERPROFESIONAL del CONTRATO DE INTEGRACION
«
suscrito el pasado 3 de octubre con la patronal de las empresas productoras
de pollo (Propollo), entre ellas SADA, y ha anunciado que está estudiando
acciones legales y de presión para denunciar los abusos sistemáticos
a los derechos de los avicultores extremeños.

Bajo los acuerdos de integración se encuentran en España más
de 5.000 granjas que se dedican a la producción de carne, que permiten
poner en los mercados más de 600 millones de aves.
En Extremadura, el sector avícola está formado por 250 granjas
que producen 15 millones de pollos anuales y generan seis millones de euros.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario