Representantes de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de la Región de Murcia (UPA) valoraron hoy la «receptividad» del consejero de Agricultura, Antonio Cerdá, respecto a los problemas de los productores del sector cunícola tras la reunión que han mantenido con el titular de esta Consejería.
———————————————–

Representantes de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos
de la Región de Murcia (UPA) valoraron hoy la «receptividad»
del consejero de Agricultura, Antonio Cerdá, respecto a los problemas
de los productores del sector cunícola tras la reunión que han
mantenido con el titular de esta Consejería.
El responsable regional del sector de producción de conejos de la organización
agraria, Juan Jesús Marín, ha indicado que Cerdá «asume
parte de las reivindicaciones», aunque consideró que las soluciones
propuestas por el consejero son «insuficientes» para superar la crisis
que atraviesa el sector.
Marín indicó que en lo que va de año los productores del
conejo sufren «graves pérdidas» debido a que el precio medio
de este producto ha sido de 1,23 euros/kilogramo, mientras que los costes de
producción ascienden a 1,60 euros/kilogramo.
Por ello, estimó necesario que estas medidas, principalmente, la instauración
de créditos blandos con interés subsidiario de la Consejería
de Agricultura, deben «concretarse» en la reunión que volverán
a mantener ambas partes el próximo jueves, aunque la asamblea de productores
del martes, día 11 de junio, debe estudiar
las propuestas que se llevarán ante el consejero.
Marín, sin embargo, advirtió que Cerdá no se ha mostrado
receptivo a parte de las medidas solicitadas por UPA «aludiendo a falta
de presupuesto», sobre todo respecto a las granjas de producción
de reciente creación que no pueden hacer frente a la «capacidad
de endeudamiento» necesaria para pedir los créditos
referidos.
Estos créditos con interés subsidiado y preferencial por parte
de la Consejería de Agricultura servirían para «refinanciar
las explotaciones», pero, según el responsable del sindicato agrícola,
el consejero «no ha podido asegurar ayudas a los productores más
necesitados», que requerirían una mayor dotación financiera.

Marín indicó que este encuentro está motivado por la «profunda
crisis de precios» que atraviesa el sector, lo que ha provocado pérdidas
de un millón de euros en los primeros cinco meses de este año
a las 70 explotaciones de carácter familiar que hay en la Región.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario