Comparte

Viabilidad de la luz artificial para aumentar el contenido de vitamina D del huevo

JULIA KÜHN Y COL.
POULTRY SCIENCE, 98: 5177-5187.
2019

INTRODUCCIÓN

La vitamina D tiene muchas funciones importantes en el cuerpo humano. Durante el verano el ser humano es capaz de cubrir alrededor del 90 % de sus requisitos diarios de vitamina D, ya que ésta se forma naturalmente en la piel a través de la exposición a la luz solar que contiene bandas especiales de luz en el espectro UV.

El resto se ingresa a través de unos alimentos tales como los aceites del pescado graso o los huevos. Sin embargo, los estilos de vida impiden que muchas personas consuman suficiente vitamina D, siendo esto un problema que aumenta más en los meses de invierno cuando hay falta de luz solar.El huevo es una fuente natural de vitamina D y su consumo puede compensar, al menos parcialmente, la deficiencia en vitamina D de algunas personas, contribuyendo así a mejorar la fortaleza de sus huevos y el riesgo de enfermedades respiratorias.

En base a ello, buscando una forma de aumentar la cantidad de vitamina D en los alimentos, concretamente en los huevos, hemos realizado una experiencia con el fin de estimular la producción natural de vitamina D de las gallinas mediante el empleo de lámparas de luz ultravioleta en los gallineros.

PRUEBA

En estudios anteriores sobre el tema, los investigadores habían sido capaces de demostrar el éxito de su enfoque cuando iluminaron las patas de las gallinas con luz ultravioleta pero las experiencias realizadas siempre se han llevado a cabo en condiciones ideales, con pocas aves.

Como en las granjas de puesta hay unas elevadas densidades de población, nuestro estudio ha tenido por objeto probar la viabilidad práctica del método de iluminación en dos granjas comerciales, comparando los resultados con

    • dos genéticas diferentes – Lohmann White y Lohmann Brown -,
    • distintas lámparas y
    • diferentes duraciones diarias de exposición a la luz ultravioleta.

En el estudio no sólo se analizó continuamente el contenido de vitamina D de los huevos recién puestos durante el período de prueba, sino que también se investigó el impacto que la luz adicional tenía sobre las aves, analizando el comportamiento de las mismas mediante grabaciones de vídeo. Finalmente, también se inspeccionó el plumaje de las gallinas en búsqueda de lesiones por picaje con el fin de evaluar su potencial de actividad y las agresiones que podían desarrollar.

RESUMEN

Como resumen del trabajo se puede decir que la idea dio resultado. Después de sólo tres semanas de exposición a la luz ultravioleta durante seis horas al día, el contenido de vitamina D de los huevos aumentó de tres a cuatro veces, aunque no pasó de aquí, permaneciendo constante en las semanas siguientes.

Por otra parte, la luz ultravioleta adicional no originó ningún problema evidente para las gallinas, las cuales no evitaron el área alrededor de las lámparas, ni actuaron de manera diferente.
Como resultado, los investigadores concluyen que su método también funciona en condiciones prácticas y que esto podría representar un paso importante para el suministro de vitamina D a la población humana.

 

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario