Comparte

Resumen Conferencia impartida por José I.Barragán, Asesor Veterinario, en las Jornadas Profesionales de Avicultura 2014 en el marco del salón SIAG (Salón Internacional de la Avicultura y Ganadería) 

jose-i-barragan[1]

Los pollos de carne han ido evolucionando a lo largo del tiempo de una manera muy evidente, de modo que su productividad ha ido mejorando a la vez que sus necesidades y resultados han ido confluyendo, de modo que podemos decir que las diferentes es­tirpes comerciales, en las diferentes partes del mundo tienen necesidades de alimentación o ambiente prácticamente idénticas.

Si bien esto es cierto, no es menos cierto que no debemos considerar la alimentación de los pollos como en elemento cerrado y exactamente igual en todas las circunstancias. Diferentes factores pueden, y de hecho lo hacen, condicionar las características de las dietas, de modo que podamos hablar de diferencias, bien que de matiz, que pueden dar lugar a formulaciones diferentes.

Entre estas diferencias hay algunas evidentes, por ejemplo, la edad de sacrificio de los animales. La curva de crecimiento de los pollos no es uniforme a lo largo de su vida, así como el consumo de alimento. En teoría, a mayor edad de los pollos mayor proporción de nutrientes serán empleados para el mantenimiento de los mismos.

Podríamos decir que para pollos más jóvenes el factor más limitante es el crecimiento (que debe ser maximizado) mientras que para pollos de mucha edad, el factor determinante es la conversión (que, de la misma manera, debe ser reducida)

Las dietas que emplearemos por tanto pueden ser diferentes en caso de sacrificar pollos básicamente pequeños o grandes. Al­gunas veces no son las fórmulas las que cambian, si no los días de empleo de cada una de ellas.

Para integraciones que producen animales pequeños y grandes en proporciones adecuadas, una buena opción es el sexaje de los pollos, criando en naves separadas hembras para pesos bajos y machos para pesos altos. La justificación de este sistema está fuera de duda para mejorar el resultado técnico, aunque no siempre se optimiza desde un punto de vista logístico. En caso de sexar los animales, una alimentación diferenciada para las hembras y los machos está perfectamente justificada, en base a sus diferentes necesidades y expectativas.

Otras situaciones que pueden dar lugar a programas de alimentación diferentes se relacionan con las plantas de sacrificio y sus necesidades específicas. Los animales que serán destinados sobre todo a la producción de despieces pueden tener un progra­ma de alimentación más rico que aquellos que sólo se destinan a producción de canal entera. El valor específico de diferentes porciones (básicamente la pechuga) justifican cambios en las dietas de los pollos, sobre todo en su tenor de proteína bruta y aminoácidos.

Otras veces, necesidades de los mataderos en calidad de canal pueden determinar cambios en las dietas, orientados a la mejora de esta. Estos cambios a veces pueden representar una modificación importante del coste del alimento, por lo que se debe va­lorar bien su impacto en relación al objetivo de calidad buscado.

Otro factor de consideración es el coste global de la producción, en relación con el precio de venta de los animales. No necesa­riamente el mejor resultado técnico implica el mejor coste de producción. En función de las condiciones externas a la empresa (coste de materias primas, remuneración de las granjas, precio de venta del pollo entero, periodo del año, etc.) las características de los alimentos pueden variar, tratando siempre de garantizar la obtención de un coste lo más ajustado posible.

También el tipo de pollo del que estemos hablando modifica las características de las fórmulas. Las dietas de pollos industriales son diferentes a las de los pollos certificados, camperos, label o ecológicos, y en cada caso deberán ajustarse a las especificacio­nes de cada uno de los tipos de producción.

Como resumen indicar que, en base a lo expuesto, los programas de alimentación de los pollos serán diferentes en cada empresa o, dentro de cada empresa, en los diferentes periodos del año o situación de coste o necesidad productiva.

 

Descargar presentación impartida: “Alimentación de los pollos según el objetivo productivo

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario