La Comisión Europea ha aceptado una posible financiación para los granjeros que acepten reducir su producción de aves, en previsión de un descenso del consumo por culpa de la gripe aviar
———————————————–

La Comisión
Europea
ha aceptado una posible financiación para los granjeros que
acepten reducir su producción de aves, en previsión de un descenso
del consumo por culpa de la gripe aviar.

Por primera vez desde que la gripe aviar irrumpió en Europa, el ejecutivo
comunitario ha abierto la puerta a la aprobación de nuevas ayudas para
compensar a los productores avícolas afectados por un descenso de las
ventas. La petición de los ministros de Agricultura fue bien acogida
por la comisaria Marianne Fischer Boel, que ayer 21 de marzo negoció
con el Parlamento europeo posibles medidas de apoyo para el sector. La ministra
Elena Espinosa reclamó que estas medidas se adopten «con la mayor
urgencia», sin esperar a que los granjeros se encuentren en una situación
crítica. Además, «el consumo todavía puede recuperarse
sin tener que activar las ayudas, esto sería lo mejor», dijo

La estrategia comunitaria de apoyo consistirá en atajar el problema
«desde la raíz», es decir, en reducir la oferta de producción
avícola para adaptarse a una demanda menguante.

Aunque en España el descenso de ventas se cifra en apenas un 10%, hay
países como Italia donde la caída llega al 80%. Se trata de reducir
el número de huevos que van a incubación. El ciclo vital de las
aves de corral es de 45 días, por lo que la comisaria Fischer Boel consideró
que «es posible ponernos en una posición mejor de la que nos pusimos
en la carne de vacuno», en referencia a la crisis de las vacas locas, ya
que «va a ser más fácil controlar la producción».
En palabras de la ministra Espinosa, «se trataría de compensar a
los productores por este lucro cesante». Las ayudas estarán a disposición
de todos los países que las soliciten, en una cuantía aún
por determinar, al margen de si han detectado focos de gripe aviaria en su territorio.

La Comisión Europea elaborará sus propuestas en las próximas
semanas, con vistas a aprobarlas en la próxima reunión de ministros
en abril.

El comisario de Salud, Markos Kiprianou, presentó ayer un informe de
situación a los ministros que concluye que el plan europeo de contención
ha funcionado. No obstante, es necesario mantener la alerta ya que con la llegada
de la primavera se aproxima el regreso de las aves migratorias desde África.
Kiprianou recomendó a los ministros que actualicen sus zonas de riesgo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario