Comparte

La producción avícola en Estados Unidos. se encuentra en unos niveles récord y se espera que continúe aumentando gracias a la demanda de los consumidores, especialmente en carne blanca (*).

La tendencia ha ido hacia un constante aumento en el peso final de los broilers, pero esto a veces tiene unas consecuencias no deseadas, como es la miopatía pectoral profunda, comúnmente llamada enfermedad del músculo verde – GMD -.

Este problema no es nuevo y puede ocurrir a cualquier edad o peso de los pollos. La GMD no debe confundirse con las pechugas de madera, que ha sido objeto de varios artículos en los últimos años y es claramente diferente.

La GMD está estrechamente relacionada con unas aves de mayor peso, criadas para el mercado del despiece.
A medida que aumenta el porcentaje de aves que se crían hasta unos pesos más elevados para ser deshuesadas también ha ido incrementándose aumenta la incidencia de GMD en las plantas de procesado.

Esta enfermedad muscular degenerativa afecta a los músculos pectorales menores de las aves domésticas (&).
Lamentablemente, no se detecta hasta que las aves se deshuesan en su procesado, dando lugar a su decomiso.

Si un pollo con GMD no se ha deshuesado y se vende como canal entera o despiezada partes, el problema no aparece hasta que está en la mesa de alguien.
Y aunque no hay agentes infecciosos involucrados ni preocupaciones de salud pública, ¿quién quiere comer un pollo verde?

15_miopatia_musculo_verde_pollos_engorde.png

Es un problema costoso

La GMD es costosa. Hace varios años, se estimó que para una planta que procesa semanalmente 1 millón de pollos de 3,1 a 3,6 kg, las pérdidas por GMD serían alrededor de una tonelada de pechugas decomisadas por semana y un peso similar de recortes de filetes, con una pérdida económica de unos 7,000 $ por semana

Es probable que los números reales sean más altos hoy en día porque muchas aves pueden procesarse a 4 o más kg de peso vivo, y muchas plantas ahora están procesando al menos 1.25 millones de cabezas por semana.

 

El aleteo, causa la GMD

Se cree que la causa de la GMD es la contracción de los músculos de la pechuga y de los pectorales menores que controlan los movimientos del ala hacia arriba y hacia abajo. La expansión de los pectorales menores es difícil debido a su ubicación, al encontrarse entre el esternón y el filete grande de la pechuga, encajados en una vaina fibrosa que deja poco espacio para aumentar el volumen muscular.

Cuando el ave agita sus alas, el volumen muscular de los pectorales menores intenta aumentar pero no puede. El suministro de sangre se corta, y el resultado es una deficiencia de oxígeno que causa la muerte localizada de células y tejidos.

La GMD puede ocurrir después de un episodio grave de aleteo o también de forma acumulativa debido a múltiples episodios. Probablemente es más común en aves de peso más pesado porque los filetes pesados presionan sobre los músculos pectorales menores, lo que dificulta que estos aumenten su volumen.

Una causa importante de GMD, por lo tanto, es cualquier cosa que provoque un aumento en la actividad de las aves que conlleve el aleteo. Los criadores que molestan a las aves moviéndose muy rápidamente en el gallinero, una iluminación muy brillante o intensa, un ruido excesivo o un manejo brusco de los pollos durante la captura, así como el uso de equipos ruidosos son factores que pueden aumentar la actividad de las aves y, en última instancia, la GMD.

 

Etapas de colores

Los músculos afectados de GMD no se vuelven verdes de inmediato. Yo he visto todas las etapas del problema, desde su inicio, cuando el color predominante es el rojo, hasta las etapas finales cuando una o ambas músculos pueden ser total o parcialmente verdes.

Durante las primeras 48 horas más o menos inmediatamente después del suceso inicial, los músculos citados se vuelven rojos, lo que se debe a la ruptura de los vasos sanguíneos. Después de 48 horas y durante los próximos días, la zona afectada adquiere un color rosa claro que progresa gradualmente a púrpura oscuro o ciruela.

A medida que pasa más tiempo, tal vez una semana o más, los músculos finalmente se vuelven verdes, de lo que viene el nombre del problema. El color verde es el resultado de la degradación gradual de la hemoglobina y la mioglobina en el tejido muscular dañado. Lo considero similar a estar en el enganche de parachoques de la parte posterior de mi furgoneta. La primero que se ve de un moretón es de color rojo durante el primer día más o menos, luego, finalmente, azul, púrpura, amarillo y finalmente verde a los pocos días. Si bien las causas pueden ser diferentes, los resultados son bastante similares: unos vasos sanguíneos rotos y un tejido dañado.

 

Ajustar el manejo

Si bien una gran cantidad de factores genéticos, fisiológicos y de manejo de la granja probablemente desempeñan un papel en la presentación de GMD, la clave para controlar el problema parece ser el manejo que limita el aleteo de las alas.

Las aves deben ser molestadas lo menos posible. ¡Pero tener en cuenta que no he dicho que descuide su manada! Uno debe controlar regularmente las aves, así como la calidad del aire, la ventilación, la temperatura, los niveles de amoníaco y las condiciones de la yacija y eliminar las bajas ocurridas. Sin embargo, cuando uno trabaja en o alrededor del gallinero hay que moverse lentamente y tener mucho cuidado, especialmente cerca de las cercas de migración ($). Las aves tienden a apilarse en estas y más aún si se las empuja demasiado rápidamente, y el apilamiento da como resultado un aumento del aleteo.

Los niveles de ruido dentro y fuera de los criaderos deben mantenerse al mínimo, ya que los muy fuertes asusta a a las aves y aumenta el aleteo. Esto puede significar posponer unos días el cortar la hierba de alrededor, pero ello es mejor que asustar a las aves.

Otra forma de minimizar la actividad de las aves es manteniendo los niveles de luz bajos y asegurarse de que no se queden sin pienso, ya que las aves hambrientas se vuelven muy activas cuando nuevamente tienen acceso al mismo.

Tener mucho cuidado preparando la nave para la captura. Las líneas de comederos y bebederos deben levantarse hasta el techo para poder atraparlas, lo que significa unos mayores niveles de ruido con los tornos. Proceder de forma lenta y lo más silenciosamente posible, ya que la actividad adicional y el movimiento de las líneas sobre las cabezas de los pollos los pondrán nerviosos y asustadizos, y más propensos al aleteo al temer el movimiento sobre sus cabezas por asociarlo al ataque de depredadores aéreos.

En resumen, la GMD parece estar estrechamente vinculada con el manejo de la granja, a diferencia de las enfermedades que provienen de algún tipo de agente infeccioso. El manejo que reduce o minimiza el aleteo de los pollos en toda la manada parece ser la mejor defensa que tenemos actualmente contra este problema.

«Un manejo que reduzca o minimice el aleteo de los pollos es la mejor defensa contra la pechuga verde»

Atención al procesado

Cualquiera de los que trabajamos en el sector del pollo sabemos que las aves que se sacan pueden tener un problema, por lo que es una buena idea dar un «aviso» a la planta de procesado en lugar de asumir que es un problema de ésta.

Esto incluiría la GMD, que se puede sospechar si la producción en vivo sabe que algo sucedió antes del procesado para causar una cantidad indebida de aleteos. La planta de procesado puede querer ajustar la velocidad de la línea de conos para el deshuesado o agregar un trabajador adicional o dos.

Lo mismo debería ocurrir, a la inversa, por parte del procesado. Si la planta ve una alta incidencia de GMD, los productores deberían saberlo para poder iniciar una búsqueda de la causa y prevenirla en el futuro. Tal vez un vecino estaba cortando arbustos al lado del gallinero unos días antes de la retirada de los pollos o tal vez se cambió el programa de iluminación, lo que conllevó a un aumento de la actividad de las aves y su aleteo.

La comunicación entre ambas partes y una mejor comprensión y apreciación del problema hacen que las cosas funcionen mejor para todos y ayuda a solventar el problema de la GMD en el procesado.

Fuente: Tom Tabler, Poultry Health Today febrero 2019

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº725, sección de Produccion De Carne , Aves. Genética. Reproducción. , Procesado , Salud Animal. Vacunas

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario