Con la «cadena» al cuello

La última semana de enero el Congreso recibió a los representantes de varios eslabones de la cadena alimentaria para tratar sobre la modificación de la Ley 12/2013 de mejora del funcionamiento de la cadena alimentaria. Un texto que busca resolver los problemas de evidente desequilibrio entre las partes y que parece no satisfacer a nadie.

La ley establece ya la obligatoriedad de firmar contratos y de no vender a pérdidas, entre otras mejoras importantes. Ahora pretende garantizar el valor añadido a cada eslabón, imponiendo que los precios de venta cubran los costes de producción. ¿Todo resuelto? Pues no. El problema de fondo está en la capacidad de negociación entre las partes; de un lado una oferta atomizada y del otro muy pocos compradores que marcan los precios.

España es excedentaria en producción de huevos y el principal problema del productor es vender la producción, porque las gallinas ponen huevos a diario y nadie aguanta el almacén lleno mucho tiempo. Por ello, los precios en origen son de los más bajos de la UE.

Aun así, en ocasiones los productores ven motivos para mejorar el precio del huevo en origen. En la primavera de 2020, durante el confinamiento por el COVID-19, el enorme esfuerzo de abastecer a los supermercados a tiempo y una demanda disparada hacía prever que el huevo se pagaría mejor. No se pudo – En esta situación, no nos vamos a aprovechar y parecer insensibles a la realidad del país…!-. Durante la crisis del Fipronil, en 2017, los huevos se pagaban en el mercado libre al doble del precio de venta a las cadenas de supermercados españolas. Tampoco fue el momento…- “con los clientes habituales hay contratos firmados, tenemos que respetarlos” -. No era el coste de producción lo que revalorizaba el huevo, sino el coste de oportunidad, que asumes si vendes a un precio inferior al que podrías obtener.

Ahora los precios de las materias primas aumentan sin freno y los productores miran sus cuentas con temor. ¿Ya toca subir el precio, ahora que el incremento del coste de producir huevos supera los márgenes? Parece que tampoco. En una coyuntura de excedentes de producción, si tú vendes más caro, otro lo hará más barato. Aunque arriesgue su cuenta de resultados.

El precio de mercado en origen del huevo no se forma a partir de los costes de producción o de oportunidad, ni de la oferta y la demanda. Lo pone quien compra, en función de su interés; no el productor, que tiene pocas opciones. Cada enseña batalla por ganar cuota de mercado con la política de precios de los productos básicos como gancho. La pelea se hace a costa de los intereses del productor, que tendrá que firmar que «el precio pagado cubre sus costes de producción”, como harán también muchas industrias. Si este es el camino, se acabó la lógica de la Ley de la Cadena y sus buenas intenciones.

 

María del Mar Fernández Poza
Directora de ASEPRHU

 

Para saber más:

-. Evolución coste materias primas y resto costes de producción Avicultura.Com

-. Ley de la cadena alimentaria en Avicultura.Com

Puedes escribirnos a fcastello@avicultura.com o unirte a los 120.000 lectores/usuarios mensuales de los Media de la Real Escuela de Avicultura suscribiéndote gratis aquí al eNewsletter de Avicultura.COM o siguiéndonos en Linkedin, Twitter o Facebook.

 

Etiquetas:

Deja una respuesta