Comparte

En comparación con la harina de soja, la principal fuente proteica en todo el mundo para la alimentación animal, la harina de alfalfa es una materia prima potencial, moderadamente rica en proteína pero con el inconveniente de un alto contenido en fibra, lo que limita su utilización para las aves.

Habiendo desarrollado un proceso para reducir el nivel de fibra de la harina de alfalfa, hemos realizado una prueba para ver la posibilidad de utilizarla para las gallinas. La prueba la hemos llevado a cabo sobre una manada de gallinas ISA Brown de 18 semanas de edad, mantenidas sobre yacija y alimentadas durante 10 semanas con 2 dietas, una convencional, con la soja como principal ingrediente proteico y una harinilla de trigo como principal fuente energética y otra en la que se sustituyó un 15 % de aquella por una harina de soja cribada, objeto de la experiencia.

Ambas dietas eran isoenergéticas, isoproteicas y con iguales valores en fibra bruta, minerales y aminoácidos.

En cuanto a la harina de alfalfa, se trataba de una producción local (1) que se sometió a un proceso mecánico consistente en la combinación de un cribado con una separación por aire, desglosando el producto en dos porciones, una grosera y otra fina. La composición de la harina de alfalfa original y de la resultante tras el proceso, empleada en la experiencia, se muestran en la tabla 1.

 

Tabla 1. Composición de la harina de alfalfa utilizada.

Tipo de harina

Tal cual, sin tratar

Experimental, cribada

%

%

Materia seca

89,4

89,6

Proteína bruta

19,2

26,3

Extracto etéreo

2,1

2,8

Fibra bruta

26,7

15,3

Fibra neutro.detergente

45,2

28,5

Fibra ácido detergente

34,3

23,0

Lignina

9,5

5,8

Celulosa

23,8

16,6

Hemicelulosa

10,9

5,5

Cenizas

10,3

11,3

 

Resultados

En la tabla 2 se muestran los principales parámetros productivos de las gallinas a lo largo de la prueba.

 

Tabla 2. Efecto de una harina de alfalfa baja en fibra sobre la puesta.

Fuentes proteicas

Soja

Alfalfa

Producción gallina/día, %

88,8

89,0

Peso del huevo, g

61,4

62,2

Ingesta de pienso, g/d

117,1

118,3

Índice de conversión, kg/kg

1,92

1,94

Peso inicial del ave, g

1.565

1.582

Peso final del ave, g

1.802

1.825

 

Como puede observarse, ninguno de los parámetros medidos resultó afectado por la sustitución parcial de la harina de soja por la harina de alfalfa tratada que empleamos. En ambos tratamientos los valores obtenidos fueron totalmente aceptables y característicos de las gallinas utilizadas durante el inicio de su producción.

Otros parámetros evaluados fueron las características de calidad de los huevos, incluyendo la dureza de la cáscara, las proporciones de sus componentes, el índice Haugh de su calidad interna, sus contenidos en colesterol y b-caroteno y el color de la yema. En ninguno de ellos se observaron diferencias en relación con el tipo de alimentación de las gallinas, a excepción de los contenidos en colesterol –13,2 y 10,2 mg/g de yema, respectivamente, para el grupo testigo y el que recibió la harina de alfalfa tratada– y en b-caroteno –153,2 y 302,5 mg/g de yema, respectivamente-, así como en el color de la yema -evaluado con el RCF en 11,1 y 13,3, respectivamente-, aspectos estos dos últimos obviamente atribuibles al elevado contenido de la alfalfa en b-caroteno. •

(1) De Bari, Italia.

Fuente:  V. Laudadio y col. ; Poultry Sci., 93: 1868-1874. 2014

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario