Comparte

El gallo juega un papel en el desarrollo de los pollitos

El desarrollo embrionario de las pollitas para la puesta es afectado no sólo por la gallina, sino también por el gallo y la temperatura de incubación. POULTRY SCI., 98: 2632-2640. 2019

Aunque siempre se ha asumido que el desarrollo embrionario de las aves depende totalmente de la composición del huevo, que a su vez es determinada por la gallina, investigaciones recientes llevadas a cabo en colaboración con Hendrix Genetics han demostrado que el macho también desempeña un papel en ambos aspectos.

Además, el desarrollo embrionario se ve afectado por la temperatura durante el proceso de incubación, según el grupo de Fisiología de la Adaptación de la Universidad de Wageningen, en los Países Bajos.

En consecuencia, en el desarrollo óptimo del embrión debe tenerse en cuenta no sólo la gallina y la temperatura de incubación, sino también el gallo del que procede el embrión, dice el grupo de investigación.

Durante el estudio, realizado con gallinas ponedoras de dos líneas genéticas diferentes, se incubaron los huevos procedentes de cada una de ellas apareadas con dos de machos diferentes y se investigó la composición del huevo y el desarrollo embrionario.

 

Los huevos del mismo tamaño tendían a diferir en el tamaño de la yema entre las dos líneas de machos, lo que sugiere que el macho parece influir en la producción de yema por la hembra. Según los investigadores, esto podría estar relacionado con el atractivo sexual del macho, como se demuestra en un comportamiento más dominante, como ya se había apuntado en anteriores trabajos.

Durante la incubación, la producción de calor del embrión se determinó midiendo el consumo de oxígeno y la producción de dióxido de carbono. Los embriones en los huevos con la yema más grande produjeron más calor, lo que podría sugerir que los mismos se están desarrollando más rápidamente. La calidad del pollito en el momento del nacimiento también se vio afectada por la línea del macho, informó Wageningen.

La investigación reveló, además, que el desarrollo embrionario y la calidad del pollito al nacer también se ven afectados por la temperatura durante la incubación.

Para los pollos de engorde esto se ha demostrado con frecuencia, pero la investigación actual demuestra que también es cierto para las pollitas para la puesta, dice la Universidad.

Una temperatura de incubación más alta entre el día 14,5 y el nacimiento aumenta el metabolismo embrionario y da lugar a una peor calidad del pollito al nacer. Esto se manifiesta por una menor utilización del vitelo, un tamaño de corazón más pequeño y unos intestinos también más pequeños, según los investigadores.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario