Comparte

España se ha puesto a la cabeza de Europa en lo que respecta a la seguridad alimentaria. El pasado 20 de marzo, el Gobierno aprobó, en el Consejo de Ministros y a petición de los ministros de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, y Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, un Real Decreto que regula la información sobre la cadena alimentaria que debe acompañar a los animales destinados al sacrificio.

La norma aprobada exigirá que los ganaderos suministren una serie de información sobre la cadena alimentaria de los animales que van a enviar a sacrificar. Estos datos ya deben figurar en los registros que los ganaderos tienen en sus explotaciones, por lo que en principio no debería suponer una carga o un exceso de trabajo.

Así, el Real Decreto armonizará para España la información mínima de la cadena alimentaria, exigida por la normativa de la Unión Europea y aumentará la seguridad de los consumidores ya que, al establecer los datos que deben transmitirse, se conseguirá una «comunicación adecuada entre los agentes que intervienen en la cadena alimentaria, desde la producción primaria hasta la venta al por menor».

Con el objetivo de facilitar el cumplimiento de la norma, se adoptarán distintas vías para que los ganaderos puedan suministrar la información. En principio, los profesionales de este sector tendrán que disponer de registros donde se reflejen, entre algunos datos, la naturaleza y origen de los alimentos suministrados a los animales, los medicamentos que les han sido suministrados, los resultados de los análisis efectuados o las enfermedades que puedan afectar a la seguridad. La aplicación de la norma se ha establecido en un período transitorio que finaliza el 1 de enero de 2010.

 

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario