El riesgo de transmisión POR VíA AÉREA de la influenza aviar de las aves acuáticas silvestres a las aves domésticas es insignificante

 

La investigación realizada en Wageningen Bioveterinary Research (WBVR), de los Países Bajos, ha demostrado que el riesgo de transmisión por el aire del virus de la influenza aviar (IA) altamente patógena de unas aves silvestres infectadas es insignificante.

La investigación analizó específicamente el movimiento aéreo de partículas de deyecciones de aves acuáticas silvestres en las cercanías de las granjas avícolas durante la temporada de riesgo de influenza aviar (de octubre a marzo).  Además, también consideró la transmisión a través de la aerosolización, por las exhalaciones o la tos de las aves acuáticas silvestres infectadas con el virus de la IA a través de los sistemas de ventilación de las granjas.

Sin embargo, como medida de precaución, es importante que los cadáveres de aves acuáticas silvestres o de otras aves silvestres que han muerto de IA altamente patógena se retiren de su hábitat lo antes posible. De lo contrario, los carroñeros que se alimentan de los cadáveres podrían contribuir a la difusión del virus contenido en las plumas, en las que puede sobrevivir durante mucho tiempo,

Según ha indicado el WBVR, las aves acuáticas silvestres como patos, gansos, cisnes y gaviotas son reservorios naturales del virus de la IA, por lo que pueden desempeñar un papel importante en la introducción del mismo en las aves domésticas ya que lo diseminan cuando están infectadas. Los rastros de los excrementos de aves silvestres infectadas con IA, depositados en las cercanías de las granjas, pueden encontrar su camino hacia las mismas al adherirse al calzado, la ropa o el equipo, transportarse con material de cama o introducirse a través de ratas y ratones.

Por último, también se averiguó que el riesgo de transmisión por el aire del virus de la IA procedente de los excrementos contaminados de aves acuáticas silvestres o por las exhalaciones o las mismas podría reducirse mediante redes cortavientos.

 

Esta constación de la no transmisión del virus de la influenza aviar por el aire, no exime de extremar las medidas de bioseguridad en avicultura que deben regir toda granja avícola y evitar en la medida de lo posible el contacto directo de aves de corral con aves silvestres o con sus plumas o heces.

 

Para saber más:

-. Influenza aviar en Avicultura.com

-. “Risk of airborne transmission of avian influenza from wild waterfowl to poultry negligible”. Dr. Ir. Armin Elbers  armin.elbers@wur.nl   Epidemiologist. Original article.

-. Salud Aviar en Avicultura.Com

-. Bioseguridad en Avicultura.Com

 

Puedes escribirnos a fcastello@avicultura.com o unirte a los 120.000 lectores/usuarios mensuales de los Media de la Real Escuela de Avicultura  suscribiéndote gratis aquí al eNewsletter de Avicultura.COM o siguiéndonos  en Linkedin, Twitter o Facebook.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario