Comparte

Eliminación masiva de gallinas con CO2

 

Los brotes de influenza aviar y de la enfermedad de Newcastle que han ocurrido en diversas partes del mundo han hecho perentorio el que tengamos que estar preparados ante la eventualidad de que resulte obligado sacrificar una manada entera de gallinas de la finca para eliminar una fuente potencial de contagio.

Como, por otra parte, el sacrificio de las aves mediante eutanasia resulta obligado por razones humanitarias, hemos querido investigar las posibilidades de realizarlo mediante la inhalación de CO2 en una nave cerrada, es decir, sin tener que manipularlas.

Para ello, tras un estudio piloto en el que en una nave cerrada de 1.827 m2 inyectamos CO2 a presión hasta llegar a una concentración del 60 %, con lo cual la de O2 descendió desde el 20,9 % hasta el 7,3 % en 24 minutos, hemos realizado dos experiencias en las condiciones prácticas que se indican en la tabla 1.

Tabla 1. Condiciones experimentales

Experiencia

Nº de gallinas

Dimensiones de las naves, m2

Volumen de la nave, m3

Cantidad de CO2 kg

Duración de la prueba, min.

Nº 1

24.000

83,5 x 12,2

3.102

5.185

14

Nº 2

13.100

140,2 x 12,2

6.249

11.975

32

La primera prueba se realizó con una manada de gallinas Leghorn de 72 semanas de edad, alojadas en baterías, separándose 8 de ellas para ser controladas individualmente para determinar su reacción a continuación de la inyección de CO2 líquido en la navre. En la segunda, las aves eran una manada de gallinas camperas ISA Bovans de la misma edad y tanto en una como en otra la inyección de gas se realizó tras sellar perfectamente todas las aberturas bajas de las naves a fin de prevenir el escape del mismo.

 

Resultados

En las figuras adjuntas se muestran las concentraciones de O2 y CO2 a consecuencia de la inyección de este último en las naves, pudiendo verse que evolucionan en sentido contrario. En la segunda prueba no se llegó al nivel máximo de CO2 de la primera, pero el de O2 tampoco llegó a descender como en esta.

Fig. 1. Cambios en las concentraciones de CO2 y de O2 en la primera experiencia

FI1050_fig1_cmyk_fmt.jpeg

Mientras que las vocalizaciones de las aves de la primera prueba finalizaron al cabo de 2 minutos de haber iniciado la inyección de CO2, siendo evidente su inconsciencia y el cambio de su actividad postural, en la segunda prueba esto se evidenció al cabo de 11 minutos. En las aves monitorizadas individualmente se observó que la muerte cerebral ocurrió al cabo de pocos minutos, aun mostrando los electrocardiogramas unas arritmias durante un breve rato más.

 

 

Fig. 2. Cambios en las concentraciones de CO2 y de O2 en la segunda experiencia

FI1050_fig2_cmyk_fmt.jpeg

En conclusión, este estudio muestra la posibilidad de acudir a un sacrificio eutanásico mediante CO2 como medio rápido para la eliminación de una manada de gallinas que tengan que sacrificarse in situ. El coste de esta operación, en las condiciones comerciales de Ontario, Canadá, para una nave de 30.000 gallinas en baterías, incluyendo el suministro de CO2, el sellado del local y la mano de obra necesaria – aunque no la retirada posterior de los cadáveres – lo estimamos en unos 0,25 € por ave.

 

Fuente:

P.V. Turner y col.

Poultry Sci., 91: 1558-1568. 2012

Revista SELECCIONES AVÍCOLAS Nº 657

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario