Comparte

Hasta ayer permanecían clausuradas las granjas avícolas y porcinas afectadas, después de que la alarma se disparara en varios países, que suspendieron las importaciones de carne alemana
———————————————–
El Ministerio de Agricultura del estado federado alemán de Baja Sajonia (este) ha anunciado la reapertura de 3.000 explotaciones animales cerradas la semana pasada tras detectarse una contaminación por toxinas a través de los piensos.

Hasta ayer permanecían cerradas en Alemania un total de 4.700 granjas avícolas y porcinas y la alarma se había disparado en varios países, que suspendieron las importaciones de carne alemana. Aún siguen clausuradas 1.470 explotaciones, según el Ministerio.

Friedrich-Otto Pipke, secretario de Estado, explicó que los expertos están identificándolas para garantizar que sus productos, no representan ningún peligro para el consumidor. «Queremos dejar claro que en ningún momento ha habido ningún riesgo para la salud procedente de las exportaciones alemanas», señaló un portavoz ministerial en Berlín. Esta declaración del Ministerio federal de Agricultura se produce después de que Eslovaquia, miembro de la Unión Europea (UE), y Corea del Sur paralizaran importaciones alemanas.

En el caso eslovaco, la suspensión se refiere a huevos y productos cárnicos procedentes de aves, y en el surcoreano, a productos derivados del cerdo. El portavoz insistió en que cualquier información que así lo indique es «infundada y completamente inaceptable».

Artículos relacionados:

En 1999 se produjo un escándalo similar en Bélgica. Ver:

Noticia publicada en Avinet en junio de 1999

Estudio sobre la gestión de la crisis (en inglés).

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario