Comparte

Resumen Conferencia impartida por Roser Dolz de CReSA, en las Jornadas Profesionales de Avicultura 2014 en el marco del salón SIAG (Salón Internacional de la Avicultura y Ganadería) 

roser-dolz[1]

Los problemas entéricos son probablemente, junto con los procesos respiratorios, las patologías más importantes y frecuentes que afectan a la cría de pollos de engorde (broilers). A diferencia de otras especies, se trata de procesos muy poco definidos desde el punto de vista etiopatogénico en los que intervienen diferentes agentes infecciosos, factores ambientales (control de la ventilación, control de la humedad de las camas, manejo del agua) y factores nutricionales (composición y presentación de la dieta). Estas alteraciones digestivas afectan de forma directa el rendimiento y productividad de los lotes empeorando el índice de conversión. Pero también disminuyen la calidad de las canales (aves sucias) y empeoran el bienestar de las aves (incremento de camas húmedas y pododermatitis).

Dentro de estas patologías digestivas, las patologías infecciosas cobran vital importancia ya que pueden ser transmisibles y afectar a diferentes lotes de la misma empresa integradora. Entre estas patologías se encuentran las infecciones bacterianas (Salmonella, Clostridium, etc) y parasitarias (coccidiosis), de las que ya se tiene un notable conocimiento sobre su epidemiología, transmisión, patogenia, tratamiento y medidas de prevención y/o erradicación a aplicar. Por otro lado, se han descrito un amplio abanico de agentes víricos a los que se les atribuido cierto papel patógeno intestinal aunque en muy pocos casos se ha logrado reproducir el cuadro clínico experimentalmente; entre ellos se encuentran los coronavirus, rotavirus, astrovirus, reovirus, parvo­virus, adenovirus y otros virus intestinales (enterovirus-like viruses: ELVs). No obstante, existe un amplio desconocimiento sobre la prevalencia, epidemiología, patogenia e interacción de estos virus. Este desconocimiento se debe principalmente a la dificultad de cultivo de estos virus y a la gran cantidad de coinfecciones víricas que existen en el tracto gastrointestinal del broiler (Saif, 2008, Roussan et al., 2012).

A modo de ejemplo, en los últimos años se ha descrito un nuevo birnavirus causante de un cuadro de proventriculitis vírica transmisible. Este agente se ha descrito en Estados Unidos, Francia, Venezuela y España. Los lotes de broilers afectados muestran reducción de la ganancia media diaria de peso, desigualdad en el crecimiento, empeoramiento del índice de conversión y bajo rendimiento. La principal lesión se observa en el proventrículo con erosiones en la mucosa y un marcado engrosamiento de las glándulas del proventrículo, que en algunos casos puede ir acompañado de hemorragias intraglandulares. Histológicamente, se observa proventriculitis necrotizante con la presencia de cuerpos de inclusión intranucleares. En un estudio retrospectivo realizado en el CReSA a partir de muestras en parafina con lesiones indicativas de proventriculitis, se demostró que en 27 de 54 casos analizados las lesiones eran compatibles con PVT. Además, a partir del homogeneizado de proventrículos procedentes de un caso de PVT se infectaron aves SPF y se reprodujeron las lesiones experimentalmente. Por lo tanto, la PVT debe ser incluida dentro del diagnóstico diferencial de procesos digestivos en broilers.

Descargar presentación impartida: “Implicación vírica en los procesos digestivos de los broilers”

http://www.jornadasavicultura.com/public/files/2014/conferencias/roser_dolz-implicacion_virica_en_los_procesos_digestivos_de_los_broilers.pdf

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • CReSA

  • Centre de Recerca en Sanitat Animal (CReSA), Campus de la UAB, edifici CReSA, 08
  • Cerdanyola del Vallès
  • Barcelona (España)

PUBLICIDAD

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario