• Hay dos mensajes importantes cuando hablamos de liderazgo en estos tiempos que corren. El primero es que el mun- do, a nivel macro-económico, está cambiando porque ya no se sostiene tal y como lo hemos liderado hasta ahora: a través de nuestros gobiernos, pero también a través de nuestras empresas, e incluso de nuestras familias. Estamos en una gran crisis, -que tiene más de crisis de valores que de crisis económica- y, por lo tanto, ante una gran oportunidad de cambiar nuestra manera de liderar. Esa nueva manera de liderar ya está llegando y no va a haber empresa que pueda mantenerse al margen, ya que no estamos hablando de sectores, sino de personas. Todas las empresas van a tener que cambiar desde un liderazgo jerárquico hacia uno mucho más participativo, flexible y comprometido con la sociedad. El mundo de la avicultura igual que el resto. Ya ha empezado el ‘efecto dominó’.
  • El segundo mensaje es que para liderar en esta ‘nueva onda’ no es necesario aprender management en la mejor escue- la de negocios, ni es necesario ser ‘multi-titulado’, ni saber hacer álgebra. En realidad no es necesario aprender, sino todo lo contrario: hay que desaprender, desterrar viejos paradigmas de liderazgo empresarial, trabajarse uno mismo personalmente hacia la autenticidad y empezar a hacerse co-responsable de todo lo que rodea, bueno o malo, a la empresa en la que estás trabajando. Ya no se gestiona la apariencia: eso no nos ha dado resultado, ahora se gestiona lo que ‘de verdad’ sucede en la empresa.
  • En esta conferencia vamos a mostraros un modelo de liderazgo por el que ya están basando su sistema de liderazgo muchas empresas norteamericanas y por el que empiezan a hacerlo algunas empresas europeas. Es un modelo de liderazgo ‘basado en el compromiso’ que tiene como característica fundamental su sencillez y su adaptabilidad, ya que sirve para gestionar igualmente la vida personal, la empresa, o el trabajo de uno dentro de una empresa.
  • El líder moderno lee lo que sucede en su empresa y no huye, ni se evade. Se queda. Es el primero en admitir sus erro- res y su vulnerabilidad, pues sabe que un grupo que ‘ya lo sabe todo’ no aprende. Ser líder en el nuevo paradigma es tener un compromiso, una verdad en la que crees ‘al 200%’, y construir una visión alrededor de ella. El líder que gestiona desde un compromiso esencial se rodea sin quererlo de las personas adecuadas, y ya no utiliza la jerarquía para dirigir–ya que éste es un poder que viene conferido desde fuera de él- sino su influencia, su poder interior: su autenticidad y su visión de líder. Y esto sirve tanto para empresarios como para colaboradores de la empresa, ya que todos somos líderes en algún ámbito laboral y todos somos gregarios al mismo tiempo.
  • Liderar en el nuevo paradigma es, además de gestionar valores, gestionar la incertidumbre. El mundo de las nuevas tecnologías y la globalización en el que vivimos nos está ‘adelantando’ a todos. Ya no nos sirven las soluciones de nuestros padres, ya no nos sirven ni las soluciones que nosotros mismos utilizamos hace tres años, porque el mundo va cada día más deprisa. Eso crea una incertidumbre que da miedo. Y, ¿cómo liderar la incertidumbre? ¿cómo liderar sin un molde anterior? La única respuesta que se ha encontrado hasta el momento es la de gestionar a través de los valores propios y un compromiso verdadero. Y para ello es necesario trabajarse a uno mismo a través de 3 pasos esenciales: el autoconocimiento, la relación con los demás y la relación con el sistema, los 3 aspectos que cuando el nuevo líder los domina le llevan a crear este nuevo paradigma de la empresa que viene.
Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario