Comparte

El estiércol avícola genera amoníaco, algo que aún representa un reto en la salud y seguridad de los animales y las personas en el sector de la avicultura industrial.

Con el fin de limitar el amoníaco liberado por las operaciones avícolas y prevenir el crecimiento de algas en las áreas no deseadas, un equipo en el que se encuentra Hongwei Xin, profesor de Ingeniería Agrícola y Biosistemas, ha diseñado y desarrollado un biorreactor que filtrará el amoníaco en el aire en los gallineros al mismo tiempo que utilizan el gas para cultivar algas en un entorno controlado.

Las algas cultivadas podrían proporcionar una fuente de biomasa para la producción de biocombustible, así como un aditivo para la alimentación animal. Juhyon Kang, asistente de investigación de postgrado en ciencias de la alimentación y nutrición humana, dijo que un biorreactor de algas es también beneficioso para el medio ambiente, ya que filtra los gases potencialmente dañinos, como el amoníaco y el dióxido de carbono que sale de los gallineros.

Leer más información sobre la investigación.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario