La carga de Salmonella Heidelberg en los pollitos tratados con agua acidificada

Los pollitos que recibieron agua acidificada durante las dos primeras semanas de vida tuvieron una carga significativamente reducida de Salmonella Heidelberg, según un estudio de Manuel Da Costa, científico investigador de Zoetis, uno de los autores del mismo.

La S. El heidelberg en las aves domésticas es una causa de salmonelosis en el ser humano que ha causado más de un brote de intoxicación alimentaria. Es especialmente preocupante el hecho de que algunos tipos de este patógeno son resistentes a los antibióticos, lo que complica su tratamiento entre los pacientes.

En Estados Unidos, el énfasis puesto en la seguridad alimentaria, junto con unos estándares más estrictos por parte del Departamento de Agricultura – USDA – para los niveles de Salmonella permitidos en el procesado de los pollos, han hecho que los productores de pollos tengan que esforzarse en el control de la misma durante su crianza a fin de reducir la carga del este patógeno en sus plantas de procesado.

El estudio ahora publicado demuestra que la acidificación del agua puede ser una parte importante del programa de control de salmonela de los productores. Según Da Costa, el reducir la colonización de bacterias patógenas puede ayudar a las plantas de procesado a cumplir con los estándares del USDA y puede contribuir a una menor prevalencia de salmonelosis humana debido a S. Heidelberg.

 

Detalles del estudio

El acidificante de agua utilizado en el estudio contenía principalmente ácido sulfúrico. El bajar el pH de agua significa que hace que ésta sea más ácida. La Salmonella generalmente no sobrevive cuando el pH está por debajo de 4 – Weber, 2019 – y las aves toleran una amplia gama de agua de pH – Watkins, 2004 -.

El acidificanye se administró a 200 machitos para carne continuamente durante los primeros 14 días de vida con un pH objetivo de 3,5. El día del nacimiento, los pollitos del grupo tratado también fueron expuestos a la S. Heidelberg mientras un grupo de control fue expuesto, pero no tratado con el acidificante.

Tras la exposición los investigadores confirmaron la presencia de S. Heidelberg en cada grupo, utilizando metodologías de enriquecimiento y enumeración – número más probable -.

 

Resultados

A los 14 días de edad, las aves del grupo tratado tenían una carga significativamente menor de S. Heidelberg que los controles – figura 1 -. A los 28 días de edad y 2 semanas de agua no acidificada, la carga de S. Heidelberg todavía era menor en las aves tratadas; aunque la diferencia no fue significativa y sólo numérica, Según Da Costa, esto sigue siendo notable ya que ello ocurría 2 semanas después de que el tratamiento de acidificación del agua hubiese terminado.

 

Fig. 1. Contajes de S. Heidelberg en los pollitos, a 14 días de edad, con agua acidificada o no.

 

 

Fig. 2. Contajes de S. Heidelberg en los pollitos, a 28 días de edad, con agua acidificada o no.

 

Como ventaja práctica se comprueba que, además de reducir la carga de Salmonella, la acidificación del agua significa mantener las líneas de bebederos más limpias mediante la eliminación de residuos de los que se alimentan las bacterias.

En palabras de Da Costa, un agua potable limpia es un nutriente de importancia crítica para los pollos y el proporcionársela debe ser una prioridad, por lo que su acidificación del agua puede ayudar a ello.

POULTRY Health, 12-2-2021

 

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario