Comparte

LA COJERA EN LAS AVES QUE PUEDE PROVENIR DE LA INCUBADORA

La cojera en las aves domésticas a menudo se relaciona con su peso, las infecciones bacterianas o el estado de la cama, pero en realidad comienza mucho antes en la vida de las mismas, frecuentemente en la planta de incubación.

Poultry Health Today, mayo 2019

El fallo principal en los huesos no solo está relacionado con la mineralización o incluso con una lesión de la estructura ósea. Puede ocurrir en el colágeno, durante el desarrollo del embrión en los primeros días de vida, dijo a Poultry Health Today, Edgar Oviedo, especialista avícola en el manejo del broiler, de la North Carolina State University.

El Dr. Oviedo, que ha investigado sobre la cojera de las aves durante más de 20 años, dice que reducir la temperatura durante la última fase de la incubación y en el criadero puede significar una gran diferencia.

«Si se reduce el sobrecalentamiento que suelen tener estas aves, su desarrollo será mejor, no solo en los huesos sino en todos los tejidos», dice Oviedo. Además añade que reducir el calor hace que las aves desarrollen una mejor inmunidad, lo que también contribuye a una menor incidencia de problemas en las patas

EL PESO ES UN FACTOR MENOR

Uno podría pensar que el peso puede afectar a las cojeras, pero Oviedo ha observado que la reducción de la temperatura de incubación podría ayudar a reducir la incidencia de las mismas, independientemente del peso final de un ave.

Mientras que otros factores pueden entrar en juego, dijo Oviedo,

«los efectos beneficiosos de una buena incubación se mantienen durante el resto de la vida de las aves. Incluso cuando estábamos criando unas aves más pequeñas … también solían tener problemas de cojeras «.

Es probable que siempre haya retos debido a la rapidez con que crecen las aves, junto con las complicaciones relacionadas con el manejo de grandes manadas. Desde el huevo hasta la planta de procesado, los pollos pasan por diferentes condiciones, pero Oviedo dice que bajar la temperatura durante la última fase de incubación y en la planta en sí es bueno para comenzar. Y aunque se piensa que los desequilibrios nutricionales pueden conducir a problemas de cojeras, Oviedo no cree que la nutrición sea una causa primaria.

«Cuando la cantidad de aves afectadas es inferior al 1 % o al 0,5 % es muy difícil creer que la nutrición sea un factor», dice.

«Y cuando el 100 % de la manada recibe la misma dieta, es muy difícil demostrar que la nutrición puede causar esta pequeña incidencia de cojeras«.

La cama también puede afectar la capacidad de las aves para caminar. Si es demasiado dura, o está demasiado húmeda, ello afectará la forma en que equilibran su peso, lo que afecta su marcha.. Si no se usan antibióticos, «todo el ambiente estará más contaminado y la cantidad de bacterias con las que tienen que lidiar en el sistema inmunológico es mayor», dijo Oviedo.

 

EL MANEJO DE ENFERMEDADES TAMBIÉN ES IMPORTANTE

Más del 50 % de los pollos de engorde producidos en Estados Unidos ahora se crían sin antibióticos. Esta tendencia podría crear problemas de cojeras adicionales para los productores, dijo Oviedo. La cojera no está relacionada con un hueso específico, explicó.

En realidad, es la estructura esquelética del animal que puede desequilibrarse cuando se expone a las bacterias. «El animal tiene que crear un equilibrio a través de modificaciones de la marcha», dice.

«Esas modificaciones crean fricción … que puede abrir la puerta a cualquier bacteria que pueda estar circulando». En una manada sana, Oviedo dice que las bacterias pueden translocarse al torrente sanguíneo o a los tejidos, de donde normalmente serían eliminadas por medio de una respuesta inmunológica. Sin embargo, las bacterias pueden crear sus propias áreas de crecimiento en el tejido neurológico, explicó.

“Las bacterias pueden infiltrarse en el área femoral o el acetábulo, o pueden ir a una vértebra. Y luego tenemos todas estas otras enfermedades que pueden volverse infecciosas ”, dijo Oviedo.

 

ES UN TEMA COMPLEJO

La cojera es un problema que ha existido durante mucho tiempo y es probable que no desaparezca pronto. Además, es un tema complejo, que involucra el manejo de las enfermedades, el bienestar de los animales y los retos relacionados con la cría sin antibióticos.

«Muchas veces, el arte del criador consiste en observar los detalles», dice Oviedo. Se necesita una estrecha observación, junto con el sentido común, para identificar los problemas y sus soluciones. Y a veces eso significa volver al comienzo de la vida de un ave.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario