Comparte

La Comisión Europa reclama la libre circulación en el mercado único

Italia denuncia restricciones que condicionan su abastecimiento

La crisis del coronavirus ha puesto de relieve el desafío de proteger la salud de la población manteniendo la libre circulación de personas, bienes y servicios esenciales en Europa. Tras las limitaciones a la movilidad de personas y mercancías adoptadas por algunos gobiernos europeos, la Comisión publicó el 16 de marzo el documento titulado «Covid-19 – Directrices para las medidas de gestión fronteriza para proteger la salud y garantizar la disponibilidad de bienes y servicios esenciales«.

El documento pretende proteger la salud de la población sin perturbar la libre circulación de personas y de bienes y servicios esenciales en toda Europa. Recuerda que las políticas de la Unión para controlar personas y mercancías deben respetar el principio de solidaridad entre los Estados miembros, ya que mantener el funcionamiento del mercado único es clave para evitar la escasez y las dificultades sociales y económicas en los países europeos.

Por ello advierte a los Estados miembros de que no tomen medidas que pongan en peligro el mercado único ni apliquen prácticas desleales.

La organización europea de comercializadores agroalimentarios – CELCAA – ha agradecido esta iniciativa y su pertinencia, especialmente las recomendaciones que apoyan el suministro de mercancías y la libre circulación de productos. Recuerda además que es crucial que los transportistas puedan circular a través de las fronteras, como indica la comunicación.

Pero la CELCAA lamenta que la comunicación no indique las medidas que adoptaría la Comisión contra los Estados miembros que no respeten esos principios, dado que son necesarias garantías de que se protegerá el mercado interior. Indica que es crítica la situación en Italia, por las restricciones al comercio de productos agropecuarios y alimenticios tras las medidas adoptadas por Austria, Hungría y Eslovenia, que afectan a la entrega de alimentos y productos agropecuarios originarios de Italia. Los comerciantes también se enfrentan a desafíos en los puertos y carreteras en las fronteras donde los trabajadores están controlados, lo que afecta a la entrega y la descarga.

La CELCAA pide que las medidas se ajusten rápidamente a las directrices de la Comisión. Mantener las restricciones aumenta el riesgo de escasez de alimentos y piensos para empresas, agricultores y consumidores. Y destaca que los productos perecederos son particularmente sensibles a los retrasos.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario