Comparte

LA PATOLOGÍA DE PUESTA

De igual forma que hicimos en el pasado NÚMERO 728 de SELECCIONES AVÍCOLAS, dedicado prioritariamente al pollo, con énfasis en su patología, ahora, entre otros temas recogidos en este número, hemos creído conveniente seguir con el mismo pero con un enfoque especial a la de la gallina.

Además, en este número radiografiamos la situación actual del sector de la avicultura de carne en España a partir de la evolución cambiante de los censos y sacrificios en España.

Centrados en la patología, los tres temas que hemos escogido son muy diversos, por un lado una virosis generalizada como es la bronquitis infecciosa, un accidente como son las lesiones de esternón, propias de las gallinas alojadas en sistemas alternativos en pleno auge, y una afección no frecuente en las explotaciones comerciales españolas, como es la necrosis duodenal focal, pero que en Estados Unidos se ha englobado entre las cinco principales preocupaciones del sector de la puesta.

Adicionalmente, un resumen de la situación creada simultáneamente en Estados Unidos y en España por una zoonosis como la listeriosis – aunque aquí sin ninguna implicación de nuestro sector – ha venido a completar la dedicación que tenemos en este número a la patología.

Dicho esto, creemos oportuno recordar que ahora hace casi exactamente 50 años nos hallábamos, en cuanto a este tema, en un punto que hacía que el Dr. Broadfoot, de Hy- Line, se preguntase “si la enfermedad de Marek – MD – era un monstruo que ha dado a luz la avicultura moderna”.

 

Una pregunta obvia, en el año 1959, en el que estaban a punto de aparecer las primeras vacunas contra la misma, fruto del aislamiento e identificación del herpesvirus, poco antes, en la Estación Experimental de Houghton, en el Reino Unido, y de las casi simultáneas investigaciones del Instituto de Patología Aviar de East Lansing, en Michigan, Estados Unidos.

 

A partir de ello, mucho es lo que ha llovido desde que la “estrella” del XIV Congreso Mundial que se celebraría poco después – 1970 – en Madrid fuese la presentación de las primeras vacunas contra la MD. Una verdadera tabla de salvación para la avicultura de puesta, acostumbrada a soportar unas mortalidades a veces hasta del 50 % en las pollitas recriadas para puesta, lo que hoy en día nos parecería inadmisible…..

 

En fin, todo esto es agua pasada, al igual que los engorrosos métodos vacunales de entonces, cuando actualmente recurrimos cada vez más a los realizados ”in ovo” o en las plantas de incubación, si es posible, y, por otra parte, a unos planes de higiene y profilaxis cada vez más estrictos, que nada tienen que ver con los de entonces.

Sin embargo, al lado de estos logros y aparte de que en este último medio siglo hemos presenciado la aparición de otras enfermedades en el campo avícola – Gumboro, EDS, anemia infecciosa, TRT, etc. -, en lo que se refiere concretamente al sector de la puesta hemos de consignar un aspecto, afortunadamente, ha sabido solventar el del pollo: la aplicación de los programas “todo dentro / todo fuera” en las explotaciones.

En fin, una patología cambiante en un sector también en transformación en cuanto al tipo de instalaciones y a las demandas del consumidor, obligando así tanto al productor como al veterinario no bajar la guardia en ningún momento.

Fuente:  Editorial SELECCIONES AVÍCOLAS #729

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario