Comparte

Las imágenes térmicas ayudan a solventar problemas de temperatura

Como se puede ver en esta foto térmica, al no haber plumas que proporcionen aislamiento, la cabeza y los pies de un pollo aparecen calientes – de color rojo y blanco – , mientras que la cola fría, por estar compuesta solo de plumas – azul oscuro – y el resto del cuerpo, aislado por plumas, en puntos intermedios.

El control del calor en las aves domésticas es una consideración muy importante para el sector avícola en el sureste de Estados Unidos, particularmente en Mississippi, donde las temperaturas de verano pueden superar los 32 º C durante más de 100 días del año, según indica la Universidad Estatal de Mississippi.

«EL ÍNDICE DE CONVERSIÓN DEL PIENSO EN LOS POLLOS SE DETERMINA EN GRAN PARTE POR LA FORMA EN QUE SE REGULA LA TEMPERATURA DENTRO DEL GALLINERO», dice Tom Tabler, especialista avícola del Servicio de Extensión de la Universidad Estatal de Mississippi.

En invierno, los criaderos de pollos deben mantenerse lo suficientemente calientes para garantizar que los mismos utilicen eficientemente la energía de la alimentación para el crecimiento, no para mantener la temperatura corporal. En el verano, los pollos que están demasiado calientes comen menos y crecen más lentamente.

 

«LA ENERGÍA DE LA ALIMENTACIÓN UTILIZADA PARA CUALQUIER OTRA COSA QUE NO SEA EL CRECIMIENTO

ES PERJUDICIAL PARA CONSEGUIR UN BUEN ÍNDICE DE CONVERSIÓN Y UN ADECUADO RENDIMIENTO», dice Tabler.

 

Muchos productores le piden a éste una visita para ayudarles a abordar diferentes problemas ambientales y de manejo. Entre los más importantes está el control de temperatura ambiente, para lo cual utiliza una cámara de imagen térmica para buscar puntos fríos o calientes que indiquen áreas problemáticas en el manejo de la temperatura.

 

«La imagen de una cámara térmica indica claramente dónde hay diferencias de temperatura», dice Tabler.

“En verano, buscamos fugas por las que entra calor en las  naves y en invierno aquellas donde el aire caliente puede perderse, aumentando el coste de la calefacción «.

Las imágenes térmicas indican dónde se necesita más aislamiento. Cuando un gallinero está adecuadamente aislado y sellado, los productores pueden controlar de forma precisa y eficiente la entrada de aire fresco y la temperatura interior.

Una cámara termográfica puede encontrar dónde hay deficiencias de aislamiento dentro de un gallinero, tanto en el techo como en las paredes laterales, sin una inspección manual.

Las naves de pollos utilizan controles de temperatura computerizados para cubrir específicamente las necesidades diarias de sus manadas. Cuando se mantiene el perfil de temperatura adecuado, una manada alcanza el peso objetivo previsto en el momento previsto, que es el objetivo tanto del productor como de la empresa integradora.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario