Comparte

Aunque a distancia de Europa, en Estados Unidos ya hay quien se preocupa en producir pollos de crecimiento lento para diferenciarse comercialmente de los broilers.

Esto es lo que ha querido hacer, al menos, una empresa del Estado de Pennsylvania, la Bell & Evans, con sede en Fredericksburg, que en junio del año pasado, inauguró su planta de incubación, equipada por las empresas neerlandesas HatchTech y Viscon, calificada en aquel momento como “la primera planta ecológica del mundo” (sic).

 

Según Scott Sechler, CEO de Bell & Evans, su objetivo es cambiar la forma en que los pollos se crían en Estados Unidos por medio de varias acciones:

  • utilizar solo cereales producidos en el país,
  • ser pioneros en la eliminación de antibióticos y
  • estableciendo nuevos estándares de bienestar animal.

Con este último fin han emitido una comunicación en la que detallan 16 puntos, referentes al manejo, la alimentación, el transporte y el procesado, que consideran básicos, comparándolos con los conceptos equivalentes que no se toman en consideración en la crianza habitual de los broilers   

( N. de la R.: En nuestra opinión, la mitad al menos de tales puntos o no son ciertos o están “cogidos por los pelos”, como, por ejemplo, cuando se afirma que sus pollos tienen acceso a la totalidad de la superficie de la nave desde recién nacidos, o que se alojan en naves en las que se ha practicado una desinfección y un vacío sanitario, aspectos que, según dicen, no se tienen en cuenta con los broilers.)

Bell & Evans indica que irán sustituyendo gradualmente los pollos que ahora crían por los de la nueva genética que han tenido que buscar en Europa. Para ello estuvieron buscando desde hacía dos años qué tipo de gallina era la más conveniente, habiendo elegido al final una de plumaje marrón y de genética europea, caracterizada por su crecimiento lento y alto rendimiento cárnico, apareándola con un macho blanco, algo más pesado.

Los primeros reproductores comenzaron a criarse en mayo pasado y se espera que ya en 2019 todos los pollos de Bell & Evans procederán de este cruce. Los pollos resultantes tendrán el plumaje blanco, pero con alguna pluma marrón y se estima que su peso vivo rondará los 2,5 kg a los 41 días de edad, aunque su crianza comercial se extienda hasta unos 50 días.

El pollo resultante ya tiene un nombre, “Das Klassenbester”, debido a su origen europeo, asegurándose que su cría se realizará en condiciones mas “amigables” que las que tienen los broilers comerciales, por ejemplo, en naves provistas de ventanas, con dispositivos enriquecedores del ambiente, etc. Y su carne, se asegura más gustosa y con pechugas exentas de estrías blancas y “no de madera”.•

.

Fuente:  Revista SELECCIONES AVICOLAS nº 721

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario