Comparte

La calidad del aire en el interior de alojamientos ganaderos está estrechamente relacionada con la productividad y rendimiento animal, así como con la salud y bienestar de los trabajadores. En las naves avícolas, el polvo puede provenir de fuentes como el pienso, la cama, las plumas o el material fecal.
[Artículo publicado en Febrero 2011 en SELECCIONES AVICOLAS] Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario