Comparte

Resumen Conferencia impartida por Irene Macián de Hato BV, en las Jornadas Profesionales de Avicultura 2014 en el marco del salón SIAG (Salón Internacional de la Avicultura y Ganadería) 

irene-macian[1]

La iluminación es un factor de gran importancia para el bienestar del pollo. Numerosos estudios han demostrado que la visión de las aves es mucho más sensible que la de los humanos y que la iluminación de la nave determina su comportamiento. Esta afirmación explica cómo la iluminación es un gran determinante para la productividad de la granja.

Una vez que el agricultor está decidido a mejorar su iluminación para mejorar sus resultados, se encuentra con que puede elegir entre una gran variedad de lámparas distintas disponibles en el mercado, desde fluorescentes pasando por bombillas de ahorro energético y lámparas LED. Esto provoca indecisión a la hora de elegir el sistema de iluminación a instalar, no solo en los avi­cultores sino también en los propios instaladores y empresas de llave en mano. Pero, ¿existe un tipo de iluminación mejor que el resto para granjas de carne? Para contestar a esta pregunta deberemos comparar las elecciones disponibles. Por lo general, se limita esta comparación a estudiar las características de los diferentes sistemas, inclinándose finalmente por la lámpara que más beneficios tenga sobre la otra. Sin embargo, de esta manera no tendremos una visión completa de los costes totales del proyecto, entendiéndose como la inversión inicial más el coste de consumo y mantenimiento. Una opción puede ser individual­mente mejor que otra, pero puede que sean necesarios muchos más puntos de luz para obtener la misma iluminación y que el proyecto se encarezca.

Teniendo esto en cuenta, es fácil deducir que para comparar varios opciones de iluminación es necesario estudiar cada caso particular por separado. Por medio de simulaciones y utilizando las medidas reales de las naves recrearemos la iluminación de la granja con varias lámparas distintas, consiguiendo para todas ellas la misma intensidad en luxes y la misma distribución con el menor número de sombras posibles. Con esto obtendremos el número de lámparas necesariasen una determinada instalación, que será mayor o menor dependiendo de las características de la lámpara.

Una vez que tenemos el número de lámparas óptimo de cada tipología podremos comparar adecuadamente las distintas opcio­nes. Varios serán los factores a incluir en esta comparación, no solo el coste total de la inversión, incluyendo cables y accesorios sino también los kW/hora consumidos regulando las lámparas diariamente y teniendo 7 ciclos al año, coste de mantenimiento y cambio de lámparas en el tiempo, además de otros factores difíciles de contabilizar como son el grado IP de las lámparas, los componentes y la huella de carbono. Esta comparación nos permitirá escoger la lámpara que más beneficios nos vaya a traer a largo plazo.

Se concluirá con unas recomendaciones para el ahorro energético en las granjas de pollos, donde no solo el estudio para un posible cambio de iluminación está presente sino también recetas más sencillas como son la utilización de reguladores de inten­sidad, la limpieza periódica de las lámparas y el mantenimiento de paredes y techo blancos o claros que ayuden a la reflectividad permitiendo la utilización de las mínimas lámparas posibles.

Descargar presentación impartida: “Nuevos sistemas de iluminación para ahorro de energía en granjas de engorde para pollos

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • HATO

  • Handelsstraat 29
  • Sittard
  • (HOLANDA)

PUBLICIDAD

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario