Comparte

Lobbys holandeses y de otros países agrupados en la «TAPP Coalition» presionan a la UE para que aplique un nuevo impuesto a la carne

 

El objetivo es subir el precio venta público hasta un 40% y desincentivar el consumo.  Con el objetivo de reducir emisiones, lobbys holandeses han solicitado a la Unión Europea Europa que incluya en su agenda la aplicación de nuevo impuesto de «sostenibilidad» sobre la carne

 

La guerra contra la carne ha adquirido una urgencia renovada en Europa en virtud de una polémica propuesta de imponer un impuesto de «sostenibilidad» sobre las compras de carne de vacuno, cerdo y pollo.

La Coalición True Animal Protein Price (TAPP), con sede en Amsterdam, que reúne a los grupos ambientales, sanitarios y de bienestar animal, está presionando a la Comisión Europea sobre un plan para sacar a los europeos de sus chuletas de pollo, albóndigas y chuletas de cerdo favoritas.

Esta coalición tiene por objetivo reducir el consumo de carne en dos tercios —esencialmente subiendo los precios finales en el punto de venta en alrededor de un 40% para , en opinión de la TAPP, repercutir el costo ambiental de la producción de carne, en una medida sin duda polémica y nunca aplicada en país alguno del mundo, para combatir el cambio climático.

El sector ganadero representa el 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por actividades humanas, principalmente debido a las vacas que emiten metano, pero también por el impacto de la producción de piensos, el almacenamiento de estiércol y el transporte de carne, según la FAO.

Jeroom Remmers, director de la Coalición TAPP, en declaraciones a Fortune , declaró que su propuesta de aumentar los precios de la carne reduciría las emisiones de dióxido de carbono de Europa y «mostraría al mundo que Europa realmente quiere hacer algo con respecto al cambio climático».

TAPP, que presentó sus propuestas en un evento de desayuno en el Parlamento Europeo en Bruselas el miércoles 5 febrero 2020 al que asistieron legisladores de la UE, dice que el plan también podría ahorrar miles de millones de sistemas nacionales de atención sanitaria con limitaciones de efectivo.

Argumenta que si los 450 millones de ciudadanos de la UE comieran menos carne y la sustituyespor por más frutas y hortalizas, su salud mejoraría; Los europeos comen aproximadamente un 50% más de carne de lo que se recomienda en las pautas de salud dietética.

También reduciría los incentivos a la deforestación en países como Brasil, argumenta TAPP, donde se han despejado amplias franjas de la selva amazónica para la ganadería.

 

 

Argumentan que el nuevo impuesto ayudaría a pagar el el BILLÓN de Euros que la UE precisa para reducir las emsiones

La UE necesitará un billón de euros (1.000.000.000.000 Euros ) de inversión pública y privada durante la próxima década para pagar su plan de reducir las emisiones netas de dióxido de carbono a cero para 2050. Un impuesto sobre la carne podría ser una forma de recaudar parte de ese dinero, dice el grupo.

 

Objetivo de emisiones para 2050

La lucha contra el calentamiento global es una prioridad para Ursula Von der Leyen, la nueva jefa alemana de la Comisión Ejecutiva de la UE, que lanzó el «Acuerdo Verde» en diciembre para trazar un camino hacia el objetivo de 2050.

El impuesto sobre la carne propuesto fue duramente criticado por el grupo que representa a los agricultores en Gran Bretaña, la Unión Nacional de Agricultores, que lo calificó como un «enfoque regresivo para tratar los problemas ambientales y de salud».

Aunque Gran Bretaña, a partir de la semana pasada, ya no es miembro de la UE, los exportadores británicos, estadounidenses y de otros exportadores de carne podrían verse afectados si la medida propuesta entrara en vigor en Europa porque el impuesto también se aplicaría a la carne importada en Europa.

«La producción de carne de vacuno en Europa occidental es actualmente 2,5 veces más eficiente en la gestión de las emisiones de carbono que la media mundial, y el gobierno debería estar fomentando positivamente esto en lugar de penalizar la eficiencia y la productividad en las empresas agrícolas», dijo el vicepresidente de la NFU Stuart Roberts.

«Un impuesto sobre la carne también afectaría más a las zonas más pobres de la sociedad y potencialmente sometería a aquellos que ya luchan con una dieta pobre a nuevos desafíos en el acceso a los nutrientes esenciales», dijo.

 

 

 

 

Propuesto de incrementos progresivos en el precio venta público hasta llegar al 40%

TAPP quiere que los países europeos aumenten el precio de la carne de vacuno, cerdo y pollo en un 30-40% en etapas durante la próxima década para llevarlo a un «precio justo de la carne» que, según la TAPP, refleja el verdadero costo de la industria ganadera para el planeta, incluida la contaminación del aire y la pérdida de Biodiversidad.

 

 

Miles de millones en impuestos recaudados

TAPP propone que los 27 países de la UE comiencen por poner un impuesto mínimo sobre la carne de un euro por kilogramo entre 2023 y 2025.

Para 2030, el impuesto sobre la carne propuesto se elevaría a 4,77 euros por kg para la carne de vacuno, 3,61 euros/kg para la carne de cerdo y 1,73 euros/kg para el pollo.

Este impuesto reduciría el consumo de carne de vacuno en la UE en un 67 % para 2030. También reduciría el consumo de carne de cerdo en un 57% y el pollo en un 30%, según tAPP, basándose en un estudio que encargó al grupo de investigación CE Delft.

Sostiene que tal medida reduciría las emisiones de dióxido de carbono de Europa hasta en 120 millones de toneladas al año, casi el 3 % de todas las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE.

El impuesto sobre la carne propuesto recaudaría 32.000 millones de euros al año en ingresos para los gobiernos de la UE. TAPP sugiere que los ingresos se gasten en compensar a los hogares de bajos ingresos que podrían tener dificultades para pagar los precios más altos de la carne. También sugieren ofrecer a estos grupos subsidios para la compra de frutas y verduras, y ofrecer pagos a los agricultores. Un porcentaje de los ingresos también podría destinrse a la expansión de las reservas naturales y los bosques.

 

 

 

El nuevo impuesto se aplicaría también a toda la carne importada por la UE

Para evitar que la carne producida en países sin impuestos medioambientales tenga una ventaja competitiva, TAPP propone gravar esta carne cuando entra en la UE, una política que, de aplicarse, probablemente causaría fricciones con los interlocutores comerciales. El Secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, ya ha dejado claro que la Administración Trump tomaría represalias contra cualquier impuesto sobre el carbono de la UE si introduce nuevos costos para los exportadores estadounidenses. Los agricultores extranjeros que exportan carne a la UE no escaparían pues al impuesto en virtud de la propuesta.

 

Piden crear este nuevo impuesto ya , aunque el tipo impositivo inicial sea del 0%

«Cerca de cero»

Bas Eickhout, holandés y miembro del partido verde en el Parlamento Europeo, que presidió el evento en el parlamento de Bruselas este miércoles 5,  —en el menú había un desayuno sin carne de fruta, yogur, pan y mermelada— dijo que respaldó la idea de un cargo adicional por la carne porque «hay costos externos significativos para la carne que no se reflejan en el precio.»

«Reducir el consumo de carne es una parte indispensable de la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad», declaró a Fortune.

Admitió que un impuesto sobre la carne a escala de toda la UE debería aprobarse pronto, si bien inicialmente su tipo impositivo inicial fuese «cercano a cero, si no cero» porque las medidas fiscales de la UE requieren la aprobación unánime de los Estados miembros. Pero dijo que esperaba que los países individuales de la UE avanzaran pronto en esa línea, para, una vez creado el impuesto, que cada país fuese subiendo el tipo impositivo. «No podemos esperar a que suceda en la UE en su conjunto», dijo.

Una portavoz de la Comisión Europea, el organismo responsable de proponer una legislación a escala de la UE, dijo a Fortune el jueves que la Comisión «no tiene ninguna intención por el momento de proponer un impuesto armonizado sobre la carne a nivel de la UE». Sin embargo, la UE no tiene capacidad para bloquear esos gravámenes a nivel de cada estado miembro.

Una fuente del Partido Popular Europeo, el grupo de centro-derecha que es el grupo más numerosos del Parlamento Europeo, dijo que no estaba al tanto de ninguna conversación en el Parlamento sobre un impuesto sobre la carne a escala europea. Dado que las medidas fiscales estaban bajo el control de los Estados miembros de la UE, «estas ideas no volarían por mucho tiempo», la fuente predijo y añadió: «También nos enfrentamos a otras demandas medioambientales que pueden afectar a los ingresos de los agricultores. Una carga adicional encima de ellas podría derribar muchas granjas».

Ya se ha hablado en algunos países de la UE de introducir un impuesto sobre la carne. Un político del partido de los Verdes de Alemania sugirió el año pasado aumentar el impuesto sobre las ventas de la carne para ayudar a hacer frente al cambio climático. Y en 2016, un thinktank danés, el Consejo Danés de ética, recomendó un impuesto similar a la carne de vacuno para disminuir su impacto climático.

En 2017, FAIRR (Farm Animal Investment Risk & Return), un foro de inversionistas que tiene como objetivo crear conciencia sobre el impacto que la ganadería industrial y el  bienestar animal mal aplicado pueden tener en las carteras de inversión, dijo que se estaba volviendo «cada vez más probable» que el París acuerdo sobre el cambio climático llevaría a algunos gobiernos a gravar la carne de la misma manera que muchos ahora gravan el azúcar, el carbono y el tabaco.

 

Para saber más:

-. Noticias sobre sostenibilidad publicadas en Avicultura.Com

-. Informe del Consorcio TAPP proponiendo el nuevo impuesto a la carne

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario