Comparte

QUE SABEMOS SOBRE EL VIRUS DE LA BRONQUITIS INFECCIOSA DEL CORONAVIRUS AVIAR EN LAS AVES Y CÓMO SE RELACIONA CON EL DEL COVID-19 EN LOS HUMANOS

 

Mark W. Jackwood, MS, Ph.D.Department of Population Health, Poultry Diagnostic and Research Center, College of Veterinary Medicine, 953 College Station Road, University of Georgia, Athens, GA 30602, USA

 

Para comprender mejor los retos relacionados con el COVID-19 en el ser   humano, los profesionales de la salud de las aves pueden aprovechar sus muchos años de experiencia tratando de controlar el coronavirus aviar de la bronquitis infecciosa – IBV – en las aves domésticas.

Es importante destacar que el virus COVID-19 (SARS-CoV-2) no está relacionado con las aves ni los productos avícolas. Los coronavirus se dividen en grupos de alfa, beta, gamma y delta y son responsables de una amplia variedad de enfermedades existentes y emergentes en los seres humanos y otros mamíferos – incluidos los productores de alimentos -, así como en las aves – incluidas las domésticas -. Las enfermedades relacionadas con infecciones por coronavirus abarcan las de tipo respiratorio, entérico, neurológico, renales y hepático.

El coronavirus que afecta a las aves domésticas – IBV – y causa enfermedades respiratorias en ellas se encuentra en el grupo aviar Gammacoronavirus.  Los virus del este grupo no infectan ni causan enfermedades en los seres humanos.

El virus COVID-19 está en el grupo Betacoronavirus junto con el SARS-CoV y el MERS-CoV. Anteriormente se ha demostrado que el SARS-CoV no infecta ni causa enfermedades en las aves domésticas -Swayne y col., 2004 -.  Debido a que el virus COVID-19 pertenece al mismo grupo que SARS-CoV y utiliza el mismo receptor de células huésped ACE-2, es muy poco probable que el virus COVID-19 infecte o cause enfermedad en las aves domésticas, pero esto ha de demostrarse científicamente.

Sobre la base de los conocimientos actuales y la falta de cualquier evidencia de infecciones de aves con el virus COVID-19, las aves domésticas y los productos   avícolas no se consideran una fuente de Infección para el ser humano. El virus COVID-19 se propaga principalmente entre las personas a través de gotas respiratorias que lo contienen, con infecciones que tienen lugar a través de la nariz, los ojos y la boca. Aunque es altamente infeccioso, es un virus envuelto, fácilmente matado por el jabón y los desinfectantes comunes.

 

A continuación, se presentan algunas preguntas frecuentes sobre los coronavirus.

 

¿De dónde vienen los coronavirus? 

       Los murciélagos son ampliamente aceptados como el reservorio de los coronavirus de los mamíferos – alfa y beta -. Hay alrededor de 1.240 especies de murciélagos diferentes que incluyen tantos o más tipos de coronavirus diferentes. El  SARS-CoV  y el MERS-CoV  provenían de un  reservorio de murciélagos, que  infectó  a un  huésped  intermedio y luego  saltó  a  los seres humanos. Es probable que el virus COVID-19 se originase a partir de murciélagos, Además, los datos preliminares muestran que algunos virus aislados de murciélagos como parientes cercanos. Pero todavía no se ha identificado un huésped intermedio para el virus COVID-19.

       El reservorio de coronavirus aviares, incluido el IBV, no está claro. Hay algunos virus estrechamente relacionados en las aves silvestres y domésticas – faisanes, patos, gansos y palomas, por nombrar   algunos –   pero falta una evidencia inequívoca de un verdadero reservorio.

 

¿Por qué es difícil producir una vacuna contra los coronavirus?

       La inmunidad protectora contra una enfermedad respiratoria como la bronquitis infecciosa en las aves domésticas o el COVID-19 en los humanos requiere una fuerte respuesta inmunitaria local.

       En las aves domésticas lo logramos mediante el uso de vacunas vivas atenuadas, pero las vacunas contra coronavirus vivos son difíciles de producir porque la atenuación a menudo las hace incapaces de producir una fuerte respuesta inmunitaria local. La atenuación se logra mediante el paso del virus en un sistema de huésped de laboratorio – con huevos embrionados de gallina o cultivos celulares -, pero hay una línea fina entre la atenuación y el mantenimiento de la capacidad de los virus para infectar e inducir una respuesta inmunitaria. La atenuación hace que la vacuna sea segura pero no inmunogénica, mientras que con la atenuación se creará una vacuna capaz de inducir una respuesta inmunitaria fuerte, pero puede causar una reacción vacunal grave. Luego está el problema del paso posterior de la vacuna en el huésped para producir un virus patógeno.

       En base a nuestros conocimientos sobre la producción de vacunas contra el IBV, la producción de una vacuna viva atenuada contra el COVID-19 con una seguridad y eficacia aceptables puede resultar muy difícil.

 

¿Qué hay acerca del uso de vacunas muertas contra el coronavirus?

       Si bien hay vacunas muertas – inactivadas – contra el IBV para las aves domésticas, también son difíciles de desarrollar. Los productos químicos como el formol o la beta- propiolactona, utilizados para matar el virus también pueden destruir la integridad de los picos del virus, produciendo así una vacuna que no induce una respuesta inmunitaria protectora. Además, para que las vacunas muertas sean eficaces deben administrarse después de una vacuna viva atenuada de «cebado» que, como ya se ha indicado, tiene problemas para una seguridad significativa.

       En los seres humanos se utilizan vacunas muertas contra los virus respiratorios, por ejemplo, contra el de la gripe, pero esto requiere aumentar el virus hasta unos altos títulos, inactivarlo y usar adyuvantes. Esto ha resultado difícil de lograr para los coronavirus humanos.

 

¿Por qué no tenemos vacunas recombinantes contra el IBV en avicultura? ¿Y podría desarrollarse una vacuna recombinante para el virus COVID-19?

       Las glicoproteínas de la superficie espinosa del coronavirus están incrustadas en una envoltura de lípidos y tienen epítopos dependientes de la conformación que inducen anticuerpos neutralizantes en el huésped. Cuando la proteína del pico se elimina de la envoltura del virus o cuando se expresa en un sistema de laboratorio, esos epítopos dependientes de la conformación no se reproducen fielmente. Por lo tanto, unos vectores tales como la viruela de aves y el herpesvirus de los pavos no han sido unas plataformas vacunales adecuadas para expresar los picos de coronavirus.

       La producción de picos de proteínas por el virus en una infección natural es muy específica y difícil de imitar, por lo que otras vacunas recombinantes, como las de ADN, las de ARN y las de subunidades, no reproducen con precisión el pico. Además, estas vacunas generalmente no estimulan una adecuada inmunidad local y tienen que administrarse muchas veces para proporcionar cualquier protección.

       Luego hay vacunas de coronavirus alteradas genéticamente, procedentes de clones infecciosos. Pero el realizar cambios en el genoma del virus patógeno para crear una vacuna contra el coronavirus vivo, segura y atenuada que aun es capaz de inducir una respuesta inmunitaria eficaz es complejo y a menudo da lugar a virus no viables o a una protección insuficiente. Puede ser una vía rápida para encontrar un candidato a la vacuna, pero la seguridad de estas vacunas vivas debe ser rigurosamente probada.

       Afortunadamente, no todo son malas noticias. El sistema inmunológico de un ave es muy diferente que el de un ser humano. Lo que no funciona en las aves domésticas puede funcionar bien en los seres humanos. Además, financieramente podemos hacer mucho más en el desarrollo y la administración de vacunas en los humanos que en las aves, donde unos márgenes estrechos hacen necesario que las vacunas mejoren el bienestar de la manada sin dejar de rendir un rendimiento satisfactorio de la inversión. Los objetivos y parámetros de rendimiento de las vacunas humanas son obviamente muy diferentes de los de la producción agrícola. Actualmente existen muchas vacunas y plataformas de coronavirus diferentes que se están desarrollando u optimizando para su uso humano.

 

¿Cómo complican el desarrollo de vacunas diferentes los serotipos/tipos/genéticos de coronavirus?

       En aves domésticas hay muchos tipos -serotipos/ tipos genéticos –   de IBV que no cruzan la protección. Por lo tanto, la recuperación de un tipo no inmuniza a un ave contra otro tipo. Por esta  razón, hemos tenido que desarrollar una serie de diferentes vacunas de IBV –  Ark,  Mass, Conn, DE, etc.- para controlar la enfermedad.

       Afortunadamente, parece haber sólo un tipo de virus COVID-19 circulando entre los seres humanos. Sin embargo, la secuenciación completa de su genoma ha demostrado que el virus está cambiando. Se han observado varias mutaciones, pero ninguna parece mantenerse en este momento, lo que sugiere que no son importantes para la transmisión o la virulencia. Desde el punto de vista de la vacuna, sólo un tipo de virus COVID-19 que circula en los humanos significa que sólo se debe necesitar un tipo de vacuna para proteger contra esta enfermedad.

 

¿Existen tratamientos para los coronavirus?

       Para los seres humanos tenemos medicamentos antivirales como el oseltamivir – Tamiflu – para la gripe, pero no se ha desarrollado específicamente ningún fármaco de éxito para un coronavirus. Se han probado medicamentos contra las proteasas codificadas en virus, así como otros que interfieren en la entrada y salida del virus desde la célula huésped. Estos y muchos otros antivirales potenciales están siendo probados actualmente por varias empresas.

       Dos fármacos actualmente en las noticias, cloroquina e hidroxicloroquina están siendo examinados por su capacidad para mejorar las infecciones de COVID-19. Estos medicamentos se han utilizado contra la malaria, el lupus y la artritis reumatoide durante muchos años. Los datos preliminares fuera de China indican que estos fármacos detienen la propagación del virus COVID-19 en un cultivo celular y que son algo eficaces en el tratamiento de los seres humanos. Pero hasta que se lleven a cabo ensayos clínicos controlados su eficacia contra el COVID-19 sigue siendo una incógnita.

       Es probable que esta pandemia no termine pronto. Mientras tanto, seguir las recomendaciones de los Centros para el Control de Enfermedades y la Organización Mundial de la Salud para protegerse uno mismo y a su familia. Las manadas de aves domésticas no parecen estar en peligro.

______________

Sitios web para información adicional sobre el COVID-19:

https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/index.html

https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019

Fuente:  Este artículo ha sido promovido por la «American Association of Avian Pathologists»,  una asociación internacional cuya misión es promover el conocimiento científico necesario para proporcionar salud, bienestar y productividad a las aves destinadas a la producción de alimentos para la humanidad. Para más información  www.aaap.info

 

Para saber más:

-. Noticias con las repercusiones del coronavirus (covid-19) en Avicultura.com

-. Noticias de Bioseguridad en Avicultura.Com

-. SECCIÓN de BIOSEGURIDAD en SeleccionesAVICOLAS.com

 

El coronavirus en animales de producción no salta a los humanos.

 

 

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario