Comparte

Suplementación con magnesio de la dieta de las pollitas en recrías

Introducción

Dados los cambios que ha habido en la configuración genética de las estirpes de ponedoras con las que se trabaja actualmente y, por otra parte, en la actualización de los requerimientos nutricionales en comparación con los recomendados por el NRC en 1994, hemos querido averiguar si la suplementación de la dieta de recría con magnesio – Mg – permite mejorar la calidad de los huesos de las gallinas.

Con este fin hemos realizado una experiencia con pollitas Hy-Line W-36, criadas en baterías, con la mitad de éstas provistas de un aseladero y la otra mitad no, hasta las 18 semanas de edad. Todas ellas fueron alimentadas con dietas siguiendo las normas de Hy-Line, que no indican ninguna recomendación para el Mg.

 

Prueba

Todas las pollitas fueron alimentadas por igual, con dietas de tipo maíz-soja, de arranque, crecimiento y recría, suplementadas, o no, con un 0,1 % de MgO, lo que no suele hacerse en la práctica comercial. Y a las 18 semanas de edad fueron cambiadas a las baterías de puesta, recibiendo todas ellas el mismo pienso de producción, suplementado con el 0,19 % de MgO.

 

Resultados

En tanto que el haber estado criadas las pollitas con o sin un aseladero en las jaulas no tuvo ningún efecto sobre los parámetros medidos, la incorporación de magnesio a sus dietas de recría sí, como puede verse en la tabla adjunta.

Tabla 1. Efectos de la adición de magnesio a la dieta de las pollitas en recría (*).

Dietas Peso vivo a
18 semanas
Puesta de 24 a 36 semanas % Peso medio
huevo, g
Peso de
la cáscara, g
Densidad hueso
tíbia, mg Ca/cm3
Sin MgO 1,194 93,5 58,7 9,35 818,4 b
Con MgO 1,216 a 93,7 58,9 9,30 845,0 a

*Las letras diferentes indican diferencias significativas.

  • Aunque según las normas de Hy-Line el peso medio de las pollitas W-36 debiera ser de 1,28 kg a las 18 semanas, los de las utilizadas en esta prueba fueron menores, resultando significativamente más bajo el de aquellas que recibieron una alimentación sin Mg suplementario.
  • Sin embargo, a las 12 semanas de edad, la densidad del hueso de la tibia de las aves que fueron sacrificadas se reveló superior en las que habían estado recibiendo las dietas suplementadas con Mg que las del grupo control. Esto, junto con lo anterior, sugiere que debería tomarse en consideración la posible suplementación con Mg de la dieta de las pollitas en recría.
  • Aparte de ello, el hecho de la suplementación con Mg de las raciones de recría no tuvo ninguna influencia sobre los caracteres medidos de la producción hasta las 36 semanas de edad de las aves.

 

M. S. LILBURN Y COL.
J. APPL. POUL. RES.,
28: 1202-1209. 2020

 

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario