Comparte

La empresa Food Style se lanzó al mercado con una iniciativa que, pese a haberse intentado anteriormente, nadie había conseguido realizar hasta ahora. Se trata de la ultracongelación del huevo frito, una práctica que permite que sea distribuido y consumido sin perder textura ni calidad y que puede suponer un gran cambio en el mercado del huevo. Esta iniciativa ya ha sido patentada por esta empresa, que regenta un aragonés afincado en Vitória, Javier Yzuel.

Ahora, una importante firma de comida rápida está interesada en la iniciativa de Food Style y ha encargado hasta 1,5 millones de unidades. Y es que el huevo frito ultracongelado supone muchas ventajas para empresas relacionadas con el mundo del cáterin o de la comida rápida como hoteles u hospitales, ya que su fácil almacenaje, su elevado nivel de higiene y la reducción de costes lo convierten en un producto muy útil. Además, el huevo frito ultracongelado carece de riesgos sanitarios, ya que la preparación en sitios higienizados y el bloqueo de posibles bacterias a raíz de la ultracongelación hacen de este producto algo que puede revolucionar el mercado del huevo.

 

Los huevos "cookegg", huevos fritos congelados, una novedad presentada por la firma de Vitoria Food Style en Alimentaria 2016. Fuente: Revista SELECCIONES AVICOLAS, mayo 2016

Los huevos «cookegg», huevos fritos congelados, una novedad presentada por la firma de Vitoria Food Style en Alimentaria 2016. Fuente: Revista SELECCIONES AVICOLAS, mayo 2016

Este artículo aporta diferentes ventajas que representan un gran avance en el consumo y conservación del huevo. En primer lugar, tiene una vida útil de 18 meses mientras está congelado, lo que permite una producción masiva que, una vez congelada, podrá ser servida cuando sea necesario y en las cantidades que se desee. Su preparación, igual que los huevos fritos, tradicionales es fácil y rápida y se puede llevar a cabo en microondas, horno o sartén.

El huevo frito ultracongelado estuvo presente en la Fira Alimentaria el pasado mes de abril, donde se dio a conocer entre los asistentes a este importante evento sobre el mundo de la alimentación. Cabe destacar que se invirtieron numerosos recursos en su desarrollo industrial y posterior homologación. Además, este producto dispone de las certificaciones más exigentes el sector, como la ISO 22000 y la IFS, ambas realizadas por auditores externos a la empresa especializados en ovo-productos.

Desde 1951 se han hecho intentos de aplicar la ultracongelación del huevo frito, pero no fue hasta más de sesenta años después que se pudo llevar a cabo dicha práctica. Y es que pese a las dudas del Gobierno Vasco a colaborar en dicho proyecto y a los consejos que le recomendaban desistir, Yzuel siguió adelante con su iniciativa. Ahora, a raíz de la internacionalización de su producto, éste proporcionará unos beneficios que, creemos, serán muy elevados, además de merecidos después de los esfuerzos y el tiempo invertido en este proyecto.

Habrá que ver cómo acoge el consumidor esta iniciativa y si éste producto acabará significando un problema al competir directamente con el mercado del huevo fresco.

 

Consulta esta y otras novedades sobre gastronomía del pollo y los huevos que publicamos tras nuestra visita a ALIMENTARIA 2016. Ver reportaje sobre Alimentaria 2016 publicado en el número 689 de SELECCIONES AVICOLAS
Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario