Un avicultor pierde 5.000 gallinas por no tener instalados paneles evaporativos a tiempo

 

Un avicultor de puesta cántabro pierde 5.000 gallinas por la ola de calor

Las temperaturas han acabado con una gran parte de las gallinas

 

El calor extremo que se está registrando en prácticamente toda España está provocando numerosos incendios y más de 510 muertes a las altas temperaturas, según los datos del Instituto de Salud Carlos III. Pero las personas no son las únicas afectadas por la ola de calor.

Los animales también están sufriendo este episodio de calor anómalo. En este sentido, alrededor de 5.000 gallinas de una granja de San Felices de Buelna, en Cantabria, han muerto asfixiadas debido a 42,9 grados centígrados que se alcanzaron el pasado domingo 17 de julio 2022.

Su sistema de ventilación no fue suficiente

Juan Francisco Portilla, propietario de la granja, ha asegurado a EFE que esta situación «ya se veía venir» porque «cada día hacía más calor en el pueblo». El granjero ha asegurado que a «31 grados no les pasa nada» a las gallinas y que cuando él las estaba cuidando, con 29 grados, «estaban todas cantando y sin parar de moverse». Pero los animales no pudieron soportar la subida de temperatura: «Lo pasa mal el humano, así que las gallinas peor, que ellas no sudan».

 

El avicultor asegura que no las puede sustituir

Tal y como ha comentado Portilla, él tiene «diez ventiladores que mueven el aire que entra por las ventanas de la calle y lo pasan por todo el gallinero» para que se refrigere. El propietario ha asegurado que este sistema siempre ha funcionado, pero ha reconocido que hasta ahora nunca habían tenido 42 grados en el pueblo.

«Me da una lástima terrible, las cuidaba mejor que a mis hijas. Habíamos estado por la mañana vigilándolas y estaban todas bien, pero cuando llegué después de comer fui encontrando una, dos, tres… había miles muertas», ha lamentado Portilla a El Correo.

Según sus cálculos ha perdido alrededor de 25.000 euros con la muerte de las gallinas ya que cada ejemplar está valorado en cinco euros. Ahora le quedan otras 12.500 gallinas, que las seguirá manteniendo alejadas del calor todo lo que pueda. Sin embargo, no tiene pensado sustituir a los animales fallecidos: «Si quiero reponerlas tendría que matar a las que me quedan, limpiar y desinfectar, que venga el veterinario a certificar que está todo limpio y volver a meter todas».

Espera que el nuevo sistema sea suficiente para mantener a salvo a las gallinas

Por si fuera poco, estas muertes se podrían haber evitado ya que Portilla estaba a la espera de que le instalasen un sistema de refrigeración con paneles humidificadores, “cooling”. Ahora espera que con este enfriamiento evaporativo no se repita una muerte masiva de gallinas: «Ver así a tus animales te hace perder las ganas y la ilusión. No me había pasado nunca, pero tampoco me volverá a pasar».

Para saber más:

-. Control ambiental en Avicultura.Com

 

Puedes escribirnos a fcastello@avicultura.com o unirte a los 120.000 lectores/usuarios mensuales de los Media de la Real Escuela de Avicultura  suscribiéndote gratis aquí al eNewsletter de Avicultura.COM o siguiéndonos  en Linkedin, Twitter o Facebook.

Etiquetas:

Deja una respuesta