Comparte

33 M de Euros de inversiones en avicultura por parte de Avinatur para 2020-2022

 

Avinatur ocupa ya la cuarta posición en el mercado de carne de pollo en España por volumen de sacrificio,

 

El grupo AVISERRANO facturó en 2018 más de 300 millones de euros y prevé cerrar 2019 con un resultado un 30% mejor gracias a una mayor eficiencia

El grupo Aviserrano está formado por las empresas Avinatur, especializada en la producción de carne de pollo fresca y proveedor de Mercadona; la antigua Pinchos Jovi, ahora llamada Jovi Serrano, de elaborados cárnicos; y Paviso Alimentación, cuyas instalaciones situadas en El Viso del Alcor albergan la sede central.

El grupo facturó en 2018 más de 300 millones de euros, gracias en parte a la apuesta por la modernización y la eficiencia del actual propietario, Alfonso Serrano, quien se hizo con estos activos en junio de 2017.

Desde entonces, ha invertido más de 20 millones de euros en ampliaciones y mejoras en las tres empresas y para el periodo 2020-2022 tiene previsto otra importante inyección de 33 millones de euros. Se dirigirán, en buena, parte a la provincia de Sevilla donde se proyecta una fábrica de piensos, en Utrera, y un centro de procesado de carne avícola en El Viso del Alcor, incluyendo un matadero para pollo y pavo.

 

Alfonso Serrano (en el centro con cinta verde) :

«Las nuevas instalaciones supondrán invertir 33 millones de euros en los próximos dos años»

 

Avinatur ocupa ya la cuarta posición en el mercado de carne de pollo en España por volumen de sacrificio.

—Las empresas del grupo están escalando posiciones en el mercado a ritmo de inversión. ¿De qué cifras estamos hablando?

—En dos años, Avinatur ha escalado hasta la cuarta posición en el mercado de carne de pollo por volumen de sacrificio, creciendo de 44,2 millones de pollos sacrificados en 2018 a 51,5 en 2019. Jovi Serrano se encuentra en segundo lugar en la elaboración de precocinados frescos de pollo y pavo. Las inversiones han sido continuas en las dos últimas anualidades. Así, por ejemplo, en Avinatur se han destinado siete millones de euros a mejorar la sala de envasado, ampliar la instalación frigorífica o a una nueva evisceradora y tren de desplumado, entre otras actuaciones, que han permitido tener una capacidad de sacrificio de 750.000 pollos a la semana, así como una capacidad de producción de más de 250.000 bandejas diarias. En Paviso las inversiones han supuesto un total de 9,8 millones de euros y en Jovi Serrano unos 3,6 millones, también destinadas a mejoras y ampliaciones de las líneas de producción. Aparte, hemos apostado por el empleo de calidad, con un crecimiento de la plantilla de un 53%.

—Y a futuro, ¿qué planes tiene el grupo empresarial?

—Para el periodo 2020-2022 tenemos previstas nuevas instalaciones. Así, está proyectada una fábrica de piensos en Utrera, con una inversión de seis millones de euros y una producción de 25.000 toneladas al mes. Esto conllevaría un ahorro estimado de más de 750.000 euros al año y nos daría posibilidad de crecimiento para la integración de pavo. Luego, también en Sevilla, construiremos un nuevo centro de procesado de carne avícola en El Viso del Alcor. Incluye matadero de pollo, con capacidad de 10.000 pollos a la hora y de pavo (2.000 pavos/hora), líneas de despiece, salas de envasado, etc. Serán 13.000 metros cuadrados de superficie que precisarán una inversión de unos 16 millones de euros. Supondrá al grupo un ahorro estimado de más de 1,6 millones al año, gracias a la mejora de productividad en las líneas de matanza y ahorros en costes logísticos y energéticos. Por último, estamos negociando la ubicación de un nuevo centro de incubación en Andalucía, en el que invertiremos unos 11 millones de euros. Tendrá capacidad para 1,5 millones de huevos a la semana.

—¿En qué fase está el proyecto de la fábrica de piensos?

—Seguimos a la espera de la licencia y permisos para la construcción. Uno de los males endémicos de Andalucía es la lentitud en los trámites administrativos para el establecimiento y crecimiento de las empresas. Este proyecto es parte fundamental de la ganadería para el control 100% de la alimentación de los animales, para obtener la mejor calidad del producto y el máximo control de coste y eficiencia del proceso. Supondría una mejora importante en el servicio de abastecimiento de las granjas de la zona occidental de Andalucía.

Bienestar animal

—¿Cómo están concebidas estas granjas?

—Uno de nuestros objetivos es proporcionar un excelente estado de bienestar a las aves que están a nuestro cargo. Recientemente hemos obtenido el Certificado del Bienestar Animal, evaluado conjuntamente por Aenor e IRTA y basado en Welfare Quality. Incluso tenemos certificado un pollo, digámoslo así, más rural, con la genética más rustica, de crecimiento lento. En las granjas donde se crían, la densidad de animales por metros es menor, se le da solo alimentación 100% vegetal. Podemos garantizar los más altos estándares de bioseguridad. La vida más sostenible. Si hiciéramos un símil con el ganado porcino, podríamos asociarlo a la antigua denominación del cerdo de recebo.

—¿Cómo se controlan?

—Todos los parámetros ambientales de la explotación, temperatura, porcentaje de humedad relativa, velocidad del aire, niveles de oxígeno, etc., son monitorizados en continuo mediante sensores que envían la información a un ordenador central que regula los sistemas de calefacción, refrigeración, ventilación e iluminación, para que las condiciones ambientales de la granja sean en todo momento las ideales. Asimismo, se controla en tiempo real el consumo de pienso y de agua alertándonos de cualquier alteración que se pudiera dar.

 

El sector avícola

—¿La avicultura gana peso en la ganadería andaluza?

—La avicultura es una actividad ganadera que se caracteriza por ser sostenible. Principalmente, por tener un consumo muy reducido de recursos naturales y un uso eficiente de la energía en las explotaciones. Emite muy pocos gases de efecto invernadero, cuya huella de carbono es muy pequeña y por tanto muy respetuosa con el medio ambiente. Además, genera una carne muy saludable y baja en grasas. Andalucía es la tercera comunidad en producción avícola, muy cerca de la Comunidad Valenciana, que es la segunda. El número de explotaciones está creciendo en los últimos años. Esto es una buena noticia porque genera muchos puestos de trabajo en zonas rurales, que son las que tienen habitualmente menos acceso al empleo. Además, se revaloriza el medio rural y aporta mucho valor al tejido empresarial de las comunidades autónomas.

—¿En qué situación se encuentra el sector avícola?

—Estamos en una coyuntura de mercado bastante complicada. El principal país competidor de España es Polonia, con costes más bajos que los nuestros lo que genera, a veces, competencia desleal. A nivel mundial la competencia viene de Brasil que, a pesar de producir con otros medios de control muy diferentes y más livianos, exporta mucho producto a Europa por su bajo coste. En España nuestro sector se compone de empresas que no tienen el tamaño necesario para exportar y, por tanto, se exporta muy poco. Los excedentes los absorbemos en nuestro mercado haciendo muchas veces que el precio baje. Esto hace que, en muchos casos el coste esté muy cerca del precio de venta. A esto contribuye que el sector se encuentre muy atomizado, aunque sí es cierto que cada vez la concentración es más grande. Una vez que esto pase nos hará más fuertes a nivel internacional. En los próximos cinco años el sector estará más concentrado y seremos más eficientes.

—La bajada de precios es una de las razones que ha esgrimido la cooperativa Guadavi para su cierre tras 20 años. ¿Cómo afecta al grupo?

—Está claro que las empresas que no son eficientes desaparecen con el tiempo. Mientras los precios son altos estas empresas se mantienen en el mercado, pero cuando los precios bajan desaparecen. Si la empresa es competitiva y eficiente, tiene asegurado el presente. Si a esto sumamos la innovación y el desarrollo de nuevas soluciones, las empresas podrán tener asegurado el futuro. En 2019 nuestro grupo tendrá un resultado un 30% mejor que el del año 2018. Aunque el sector está peor, somos más eficientes que el año pasado. La situación general no es buena, pero la empresa está en una situación de resultado positivo y mejora continua.

—Las noticias aparecidas sobre el uso de antibióticos en el engorde de pollos hicieron un flaco favor al sector. ¿Cómo se garantiza la calidad al consumidor?

—El uso de antibióticos de manera indiscriminada es un bulo, totalmente falso. El consumo de antibióticos en realidad es insignificante, solo se tratan los lotes enfermos y siempre bajo prescripción facultativa. Nosotros tenemos además el pollo certificado de crecimiento lento libre de antibióticos al 100%.

—¿Qué otros proyectos tiene el grupo?

—Tenemos muchas esperanzas puestas en nuestras nuevas instalaciones. Aparte, vamos a potenciar el diálogo con el cliente final a través de nuestras redes sociales y nos vamos a ayudar del lanzamiento de productos de la marca Aviserrano. Para ello, estamos preparando un catálogo de nuevos productos y mejora de los existentes, con una imagen muy cuidada.

Fuente:  I.Lopera ; Diario ABC edición Sevilla

 

Noticias relacionadas:

El propietario de AVINATUR acuerda su venta

La cooperativa avícola Guadavi echa el cierre.

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • AVINATUR

  • Pol. Ind. Les Carrases, Parcela D
  • Lliria
  • Valencia / València (España)

PUBLICIDAD

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario