Comparte

La cooperativa avícola Guadavi echa el cierre.

La sociedad, que tiene en Lucena una moderna sala de despiece y elaborados, no ha podido resistir la caída de los precios del pollo

La sociedad cooperativa Guadalquivir Avícola Guadavi, dedicada a la reproducción, incubación, cría, engorde y comercialización de pollos, cierra sus puertas después de 20 años en el sector y de haber trabajado para Avinatur, proveedor de Mercadona hasta el pasado mes de marzo. Guadavi, que tiene entre sus socios a 21 avicultores de carne de Huelva y Sevilla, cierra sus puertas al no poder hacer frente a la caída de precios que vive el sector desde hace un año y medio. La unidad productiva de Guadavi, una moderna sala de despiece y elaborados en Lucena (Córdoba), saldrá a la venta dentro del proceso de liquidación de esta empresa, la única cooperativa avícola de Andalucía.

Guadavi, fundada en 1999, facturó 32 millones de euros en 2018 y cuenta con una plantilla de cien trabajadores, para los cuales se va a plantear ahora un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Primero presentó el preconcurso y, ante la imposibilidad de continuar, ha solicitado el concurso voluntario con deudas que alcanzan los 8 millones de euros. El Juzgado Mercantil 2 de Sevilla ha abierto la fase de liquidación y ha nombrado a Cecilia Franco, del despacho Iureko, como administradora concursal de Guadavi.

 

 

Una de las granjas de crianza y engorde de pollo de la cooperativa Guadavi, ahora en liquidación

 

Ahora saldrá a la venta la unidad productiva de Guadavi en Lucena, que es una planta de despiece, elaborados y distribución de pollos, además del 23% de sus acciones en Catavi (Centro Avanzado de Transformación Avícola), una empresa ubicada en Santa Fe (Granada) y el 16,6% de la incubadora de pollos Incusur Avícola, situada en Puente Venil (Córdoba), y sus oficinas de Sevilla.

La cooperativa nació primero con el objetivo de producir pollo vivo con salas de incubación para vender a tercero. Poco a poco fue incorporando otras actividades, comprando en 2006 un matadero en Lucena, que convirtió en 2010 en una moderna sala de despiece y elaborados. Hasta ahora incluía todas las tareas de una integradora, menos la producción de pienso para los pollos, aunque lo diseñaba expresamente para sus animales a una compañía.

 

Instalaciones de la planta de despiece y elaborados de Guadavi en Lucena (Córdoba) – Guadavi

 

En 2013 surgió la posibilidad de ser proveedor de Avinatur, compañía que comenzó a ser interproveedor de Mercadona con canales de pollo fresco y despieces. Ello llevó a Guadavi a producir hasta 200.000 pollos semanales y facturar 44,4 millones de euros anuales. Dentro del proceso de innovación, Guadavi decidió abrir tiendas de origen con otros socios para tener una distribución propia, para lo cual compraron hasta seis tiendas a Bonsabor. Finalmente salieron del proyecto por las dificultades económicas de la cooperativa.

Avinatur cambió de manos y los nuevos propietarios decidieron producir ellos mismos los pollos, por lo que Guadavi inició en 2017 un proceso acordado de desenganche de la proveedora de Mercadona, que acabó en marzo de 2019. Tras la caída de precios, Guadavi redujo su producción a 150.000 pollos semanales y entró en pérdidas a finales de 2018, según informa Rafael de la Rosa, gerente de la cooperativa desde hace seis años y con 40 años en el sector

José Rodríguez, presidente de la cooperativa, explica que la principal causa de disolución de Guadavi «es el exceso de producción de pollo en fresco en el mercado nacional y que continúa por intereses que desconocemos. No tiene sentido seguir criando pollos cuando no está garantizada la compra del producto». A su juicio, «el año que viene será muy duro en el sector», donde afirma que la salida que se está dando al exceso de producción es la congelación. Los 21 socios de Guadavi buscarán otras integraciones para recibir en sus granjas pollitos y piensos para engordarlos y recibir a cambio una remuneración.

 

Una de las granjas de pollos de los socios de Guadavi – Guadavi

 

Rafael de la Rosa añade que «por los cambios de hábitos ha descendido el consumo de carne de forma general y esto ocurre en toda Europa. La única diferencia en que el resto de países se ha bajado la producción y aquí no». Además, añade que «hubiéramos podido refinanciar la deuda pero no podemos demostrar la viabilidad de la empresa con un mercado que lleva un año y medio con bajada de precios».

 

¿Por qué están aguantando otros productores a pesar de la caída de precios? Según De la Rosa, «es posible que sea porque los grandes y medianos empresas del sector están más diversificados y además combinan producción de pollos con cerdo blanco y éste se está exportando mucho, lo que compensa las pérdidas por la caída de precios del pollo». Actualmente el pollo está en lonja ahora a 0,75 euros por kilo de pollo vivo engordado, «cuando los costes son superiores y hay ofertas en el mercado por debajo de los precios orientativos de la lonja», explica el gerente de esta cooperativa. Fuente: Diario ABC edición Andalucía

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • GUADALQUIVIR AVICOLA - GUADAVI, S.C.A.

  • Virgen del Aguila, 8 bajo
  • SEVILLA
  • Sevilla (España)

PUBLICIDAD

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario