Comparte

48 granjas brasileñas de pollos de engorde del gigante brasileño BRF recibirán el Certificado de Bienestar Animal

Este sello de calidad reconoce la aplicación de buenas prácticas en la cadena de pollo para consumo, entre ellas el uso de enriquecimiento ambiental para que los broilers expresen su comportamiento natural y la reducción de aves alojadas por metro cuadrado en las granjas.

BRF se convierte así en la primera integradora brasileña que recibe , para estas 48 granjas en concreto, pues dispone de miles más, este sello de calidad, en una apuesta por la sostenibilidad y bienestar animal

 

“Las granjas normales trabajan con 39 kg de pollos por metro cuadrado, las que llevan el sello de “Humane Certified” trabajan con densidades máximas de 30 Kg de pollo por m2” explica Eliane Horning, especialista en sostenibilidad y bienestar animal de BRF. . Además de las adaptaciones físicas, las aves que viven en las granjas adaptadas son alimentadas con ración 100% vegetal y no reciben ningún tipo de sustancia promotora de crecimiento. «La BRF es una de las pocas empresas brasileñas que tienen el sello Certified Humane, que considera no sólo la calidad en las granjas, sino también el manejo y el transporte de las aves», completa.

 

Formación continua para los criadores de pollos implicados en el plan

Los avicultores que adaptaron sus granjas también reciben entrenamientos y capacitaciones constantes sobre los patrones de Certified Humane en bienestar animal y planes de contingencia – como qué hacer en casos de incendio, inundaciones, falta de luz o de agua, entre otros . Además, la BRF instaló alarmas en las granjas para control del sistema hídrico y de ambiente. En caso de fallo en el suministro, el productor es avisado y puede tener una acción inmediata.

Para el transporte de los animales hasta la planta de sacrificio y procesado, el cuidado es redoblado – los camiones necesitan tener protección solar y el manejo necesita ser hecho con cuidado para evitar lesiones. A la llegada al matadero, se evalúan su estado antes de ser sacrificados, todo el proceso está auditado por Certified Humane.

El sello Certified Humane sale estampado en los envases de la nueva línea de productos de la BRF, la Sadia Bio. Esta es la primera línea del segmento que permite al consumidor rastrear el origen del producto, es decir, conocer detalles de la familia de avicultura a  cargo de ese lote, a través de un dispositivo en línea disponible en el sitio web de Sadia. Esto es posible pues cada animal tiene una identificación propia, con informaciones sobre su criador, la alimentación recibida, el manejo, el manejo hasta el matadero y el estado en que han llegado al mismo.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario