Comparte

El pasado 1 de julio el sindicato agrario Unió de Pagesos recordó al Departamento de Agricultura catalán la obligación que éste tiene de velar por el cumplimiento de la ley catalana de integración. Ésta obliga a las integradoras a entregar contratos por escrito a los ganaderos que trabajen para ellas. Pese a que dicha ley tiene ya 11 años de antigüedad en Cataluña y 3 en el conjunto del estado, aún existen muchos contratos verbales entre ganaderos e integradoras que no tienen validez alguna, ya que es solo por escrito que pueden establecerse las obligaciones que corresponden a cada parte firmante de dicho contrato.

unió-pagesos-integraciónEl sindicato agrario considera necesario establecer protocolos de actuación claros con el objetivo de proteger la parte más débil y conseguir una relación equilibrada. Y es que no son pocos los temas que deben quedar reflejados en el contrato de integración, siendo algunos la gestión de los residuos de los animales, las normas de bienestar animal o los casos de incorrecciones en los documentos de movimientos de ganado.

En julio del pasado 2015, Unió de Pagesos presentó una denuncia contra un grupo de integradoras por no realizar contratos por escrito con los ganaderos integrados. Ahora, un año después, el sindicato sigue luchando con la administración para velar por los intereses de los ganaderos que operan en régimen de integración en Catalunya, que representan casi la totalidad en el sector de pollo de carne (entre un 90 y un 98%) y un elevado porcentaje en porcino (cercano al 70%).

 

Fuente: Unió de Pagesos

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario