La carrera hacia la elaboración de carne artificial ha comenzado. El negocio de la carne falsa ya hace tiempo que se barrunta, pero no ha tenido éxito hasta ahora porque estos productos -basados en algún tipo de soja reconstituida- tiene un sabor tan poco agradable como el aspecto que presentan a la vista. Sin embargo, ahora han aparecido nuevas voces que proclaman que puede hacerse una carne artificial que sea nutritiva, barata e indistinguible de la real, hechas de tejido animal o derivados sintetizados a partir de material vegetal.

El profesor Patrick Brown, de San Francisco, especialista en genética del cáncer y biólogo de la Universidad de Standford, ha estado trabajando durante dos años en este proyecto. Recuerda que vamos a tener que alimentar a mucha gente en las próximas décadas, y que además cada vez estamos comiendo más carne, puesto que se espera que se duplique para 2050. Pero además, si se duplica la producción de carne, tanto cerdos como ovejas y pollos serán responsables de aproximadamente la mitad de impacto del cambio climático, asegura.

No es fácil sintetizar en un laboratorio la conjunción de aromas, texturas y sabores de por ejemplo un muslo de pollo. Pero este científico está consiguiendo avances importantes manipulando material vegetal. Otro enfoque, sin embargo, aboga por producir carne en una fábrica, tejido muscular sin el animal en sí mismo. Es lo que está haciendo el Dr Mark Post, de Holanda, una idea en la que la NASA ya ha estado investigando con el objetivo de ofrecer carne producida en tubos de ensayo a sus astronautas.

Fuente: The Guardian

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario