Científicos demuestran el efecto beneficioso de la betaína para mejorar la calidad ósea de las gallinas ponedoras reduciendo así los riesgos de osteoporosis.

  • Betaína dietética mejoró la fuerza ósea en gallinas ponedoras.
  • Científicos del Roslin Institute de la Universidad de Edimburgo demuestran el efecto beneficioso de la betaína para mejorar la calidad ósea de las gallinas ponedoras reduciendo así los riesgos de osteoporosis.

Un aditivo para piensos ampliamente utilizado en la producción de cerdos, aves de corral y peces desde hace tiempo, mejora la fortaleza ósea en las gallinas ponedora, según ha demostrado un estudio dirigido por científicos del Instituto Roslin. El aditivo nutricional, la betaína, podría complementar los programas para mejorar la calidad ósea en las gallinas que ponen huevos, que están en riesgo de osteoporosis, concluyeron los científicos.

 

En otro estudio también del Roslin Institute, se encontró que el seleccionar genéticamente futuras gallinas ponedoras con una mayor y mejor adaptación para almacenar calcio, es decir, que genéticamente presentan una mejor mineralización del hueso medular, también podría mejorar la calidad ósea.  El momento de la pubertad también puede desempeñar un papel en la fortaleza ósea.

 

Por otro lado, y contrariamente a la opinión común, el segundo estudio también mostró que la cantidad de huevos que produce una gallina no tiene ningún efecto en su calidad ósea. Los hallazgos de ambos estudios podrían ayudar a los criadores de aves de corral a decidir qué animales reproducir, dicen los investigadores.

 

Impacto de la dieta

Los científicos investigaron los efectos de una intervención nutricional sobre la calidad de los huesos de las gallinas, después de que estudios anteriores sugirieron que podría desempeñar un papel relevante. Las aves fueron alimentadas con una de las cuatro dietas que contenían diferentes cantidades de betaína dietética, desde que nacieron hasta que dejaron de poner huevos.

Se recogieron muestras de sangre y huesos en diferentes etapas. Los análisis midieron la concentración de un componente sanguíneo que está inversamente relacionado con la calidad ósea, y los huesos fueron examinados con rayos X y una prueba de flexión.

La adición de betaína dietética mejoró la fuerza ósea en las gallinas ponedoras, observaron los científicos. La producción y calidad de los huevos fue excelente durante todo el estudio, no viéndose afectado el ciclo de puesta por los tratamientos nutricionales.

El estudio ha sido publicado en el British Poultry Science.

“Nuestros resultados demostraron que la adición de betaína a la dieta de las gallinas ponedoras hace que sus huesos sean más fuertes, mejorando así el bienestar animal de estos animales productores de alimentos.”

Maisarah Maidin, Roslin institute

“Los beneficios del uso de betaína como aditivo para piensos en las dietas avícolas se conoce desde hace tiempo.  Sin embargo, entender cómo este aditivo se puede utilizar para mejorar el bienestar de las gallinas durante la puesta a través de la mejora de la calidad ósea, sin afectar la calidad del huevo o la producción, es un desarrollo emocionante”

Dra. Natasha Whenham, Investigadora

 

Salud ósea de la gallina

Las gallinas que ponen muchos huevos no experimentan pérdida de calidad ósea, sugirió el estudio relacionado.

Los científicos examinaron la heredabilidad de la fortaleza ósea a través de análisis estadísticos que correlacionaron la masa corporal, la producción de huevos y las medidas de fuerza ósea obtenidas a través de una prueba de flexión, rayos X y composición química.

Este segundo estudio, en colaboración con la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas, la empresa reproductora Lohmann Breeding y la Universidad de Granada, fue financiado por organismos nacionales de financiación coordinados a través del programa ERA-NET de Salud Animal y Bienestar de la Unión Europea. Se publica en Genetics Selection Evolution.

Queríamos probar si la cantidad de huevos producidos por gallinas ponedoras de huevos los hace más susceptibles a fracturas óseas y daños en la quilla, y no encontramos ningún efecto demostrable. Observamos que la entrada en la pubertad y el inicio de la mineralización del hueso medular, que es específica en las gallinas de puesta, si afecta a la calidad ósea. Los avicultores podrían utilizar factores genéticos, ambientales y de gestión para influir en estos rasgos para mejorar la calidad del esqueleto de las gallinas ponedoras.

Profesor Ian Dunn, Biología Aviar, Instituto Roslin

 

Para saber más:

-. “No evidence that selection for egg production persistency causes loss of bone quality in laying hens.” Genetics Selection Evolution Magazine. (2021) 53:11

 

Puedes escribirnos a fcastello@avicultura.com o unirte a los 120.000 lectores/usuarios mensuales de los Media de la Real Escuela de Avicultura  suscribiéndote gratis aquí al eNewsletter de Avicultura.COM o siguiéndonos  en Linkedin, Twitter o Facebook.

 

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario