Comparte

Coches o ganadería ¿qué contribuye más al cambio climático?

Lo que elegimos para comer, cómo nos movemos y cómo estas actividades contribuyen al cambio climático está recibiendo mucha atención de los medios. En este contexto, las emisiones de gases de efecto invernadero del ganado y el transporte a menudo se comparan, pero de manera defectuosa.

En este artículo, Anne Mottet y Henning Steinfeld, de la FAO, describen las trampas de simplificar al analizar las emisiones de gases de efecto invernadero del ganado.

 

Los riesgos de la simplificación al examinar las emisiones de gases de efecto invernadero del ganado

Lo que elegimos comer, cómo nos movemos y cómo estas actividades contribuyen al cambio climático está recibiendo mucha atención de los medios de comunicación. En este contexto, a menudo se comparan las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del ganado y el transporte, pero de manera errónea.

La comparación mide las emisiones directas del transporte frente a las emisiones  directas e indirectas del ganado. El  Grupo Intergubernamental de Información sobre el Cambio Climático (IPCC) identifica y supervisa las actividades humanas responsables del cambio climático e informa de las emisiones directas por sectores.

 

La FAO estima  las emisiones directas e indirectas de todas las ganaderías en el el 14,5% del total.

El IPCC estima que las emisiones directas del transporte (carretera, aérea, ferroviaria y marítima) representan  6,9 gigatoneladas al año, aproximadamente el 14% de todas las emisiones de las actividades humanas. Estas emisiones consisten principalmente en dióxido de carbono y óxido nitroso de la combustión de combustible. En comparación, las emisiones directas de ganado representan  2,3 gigacones equivalentes de CO2, o el 5% del total. Consisten en metano y óxido nitroso de la digestión del rumen y el manejo del estiércol.

Contrariamente al transporte, la agricultura se basa en una gran variedad de procesos naturales que emiten (o filtran) metano, óxido nitroso y dióxido de carbono de múltiples fuentes. Si bien es posible «descarbonizar» el transporte, las emisiones procedentes del uso de la tierra y la agricultura son mucho más difíciles de medir y controlar.

Utilizando un enfoque del ciclo de vida mundial, la FAO estimó todas las emisiones directas e indirectas de ganado (bovinos, búfalos, cabras, ovejas, cerdos y aves de corral) en 7,1 gigatoneladas equivalentes de CO2 al año, es decir, el 14,5% de todas las emisiones antropogénicas notificadas por el IPCC.

Además de la digestión del rumen y el estiércol, las emisiones del ciclo de vida también incluyen las procedentes de la producción de piensos y forrajes, que el IPCC informa en el marco de los cultivos y la silvicultura, y las de la transformación y el transporte de carne, leche y huevos, que el IPCC informa en el sector y el transporte.

 

El quid de la cuestión, la metodología de cálculo empleada

Por lo tanto, no es comparable el 14% del repercusión del transporte según el método de cálculo del IPCC, con el 14,5% de repercusión de la ganadería calculada según la metodología del ciclo de la vida.

Aunque es el método más sistemático y completo para evaluar los impactos ambientales de acuerdo con el IPCC, no hay una estimación fiable de la repercusión del sector del transporte usando la metodología del ciclo de la vida.

La no disponibilidad, la incertidumbre o la variabilidad de los datos limitan su aplicación. Pero varios estudios, incluidos algunos reportados por el IPCC,muestran que las emisiones de transporte aumentan significativamente al considerar todo el ciclo de vida de combustible y vehículos, incluidas las emisiones derivadas de la extracción de combustible y la eliminación de vehículos antiguos. Por ejemplo, en los Estados Unidos, las emisiones de gases de efecto invernadero para el ciclo de vida del transporte de pasajeros serían aproximadamente 1,5 veces superiores a las de funcionamiento.

La comparación del transporte y el ganado plantea otra cuestión. Los consumidores ricos, tanto en los países de ingresos altos como en los de bajos ingresos, que con razón están preocupados por su huella de carbono individual, tienen opciones como conducir menos o elegir alimentos bajos en carbono. Sin embargo, todavía más de 820 millones de personas sufren de hambre y aún más de deficiencias de nutrientes. La carne, la leche y los huevos son muy buscados para hacer frente a la desnutrición. De los 767 millones de personas que viven en la pobreza extrema, aproximadamente la mitad de ellas son pastores, pequeños agricultores o trabajadores que dependen del ganado para la alimentación y los medios de subsistencia. La comparación defectuosa y la prensa negativa sobre el ganado pueden influir en los planes de desarrollo y las inversiones y aumentar aún más su inseguridad alimentaria.

 

 

 

La ganadería debe apostar por desarrollar soluciones con cada vez menos emisiones

Las emisiones ganaderas se han convertido en foco de atención, ya que generalmente se necesitan más recursos para producir carne de vacuno que otros productos alimenticios comparables. Por lo tanto, las emisiones derivadas del cambio de uso de la tierra y la producción de piensos son elevadas, además de la fermentación entérica. Además, el metano tiene un mayor potencial de calentamiento global que el dióxido de carbono, pero su vida útil en la atmósfera es de sólo 12 años, lo que significa que reducir las emisiones de metano tendría un impacto positivo en el cambio climático en un lapso de tiempo mucho más corto.

Los países, particularmente en América Latina, están respondiendo a estos desafíos mediante el desarrollo de una producción ganadera baja en carbono que logrará reducciones de emisiones a escala, centrándose en la intensidad de las emisiones, la restauración de carbono y pastos del suelo, y un mejor reciclaje de subproductos y desechos. Estos programas también producen una serie de beneficios ambientales y socioeconómicos, como la biodiversidad y la conservación del agua, o la generación de empleo e ingresos rurales.

El mundo necesita tanto consumidores que sean conscientes de sus elecciones de alimentos como productores y empresas que se involucren en el desarrollo con bajas emisiones de carbono. En ese proceso, el ganado puede hacer una gran contribución a la mitigación del cambio climático, la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible en general.

 

Fuente:

por Anne Mottet y Henning Steinfeld  FAO

Anne Mottet es Oficial de Desarrollo Ganadero de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Roma, especializada en la eficiencia del uso de los recursos naturales y el cambio climático. Cuenta con 15 años de experiencia laboral en investigación, análisis cuantitativo y consultoría estratégica para el sector agrícola.

Henning Steinfeld es jefe de la rama de análisis y políticas del sector ganadero en la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Roma, Italia. Ha estado trabajando en la política agrícola y ganadera durante los últimos 15 años, en particular centrándose en cuestiones ambientales, pobreza y protección de la salud pública.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario