Comparte

welfare-animals-chicken-field

Este año el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea organizará una revisión completa para evaluar si los esfuerzos generales que se han hecho desde 2012 sobre los estándares de bienestar animal han sido efectivos, coherentes y si están a la altura.

Así pues, el organismo de control financiero de la UE ha anunciado que enviará auditores a Rumanía, Francia, Italia y Alemania para analizar si se ha hecho una contribución efectiva para alcanzar los objetivos de bienestar animal, y se espera que el informe con los resultados se publique en diciembre de 2018.

El informe con los resultados sobre los estándares de bienestar en la UE se publicarán en diciembre de 2018

welfare-chicken-farmAunque el Tribunal afirma que la UE tiene algunos de los estándares regulatorios más altos del mundo en bienestar animal y reconoce a los animales como seres sensibles merecedores de más protección que si fueran meramente productos, existen dos áreas que preocupan especialmente a éste y que, en consecuencia, recibirán una atención más particular por parte de los auditores.

Una de las áreas es la forma en que el poder ejecutivo y los estados miembros de la UE han asegurado que el sector cárnico y ganadero cumplan con las normas de bienestar animal, cada vez más amplias en la UE, incluidas las regulaciones detalladas sobre transporte de animales vivos, sacrificio o alojamiento de aves de corral, entre otros.

De la misma manera, los auditores desearían ver cómo la Comisión y los gobiernos han garantizado que los sistemas de control para la aplicación de estándares mínimos sean efectivos, ha explicado el Tribunal, a parte de evaluar si el dinero gastado en su implementación ha alcanzado los objetivos establecidos en la legislación pertinente.

El Tribunal quiere asegurarse que las estrategias seguidas hayan alcanzado los objetivos establecidos

La otra área de preocupación es cómo los estados miembros han aplicado el llamado ‘reglamento de cumplimiento’ de la Política Agrícola Común (PAC) de la UE. Ello implicaría que los granjeros/productores cumplan ciertos estándares mínimos de bienestar animal. Si los incumplieran, los pagos del PAC se podrían reducir.

Además de incidir en estas dos áreas, el Tribunal también analizará la eficacia con que los estados miembros asignan los fondos en el marco de las medidas de desarrollo rural para abordar problemas específicos de bienestar animal, incluido el animar a los productores a ir más allá de las normas mínimas. También evaluará cómo se desarrolla la Comisión en la difusión de las buenas prácticas y en el seguimiento de los resultados de sus propias inspecciones sobre el tema.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario