Comparte

La industria alimentaria intensifica su producción para garantizar el abastecimiento

Las compras compulsivas que ha desatado la expansión del coronavirus ha incrementado entre un 30% y un 40% la demanda de algunos productos, según los cálculos realizados por la Asociación de Industrias de la Alimentación de Aragón (AIAA), que señala que este porcentaje se multiplica «por dos o tres» para algunos alimentos concretos.

No hay, sin embargo, que temer por el aprovisionamiento de los mercados, porque, como explicaron ayer desde esta organización empresarial, la industria alimentaria ha intensificado su actividad para responder al incremento de la demanda y garantizar el abastecimiento a los mercados. «Solo la Comunidad aragonesa tiene capacidad para abastecer a varios millones de personas para productos de primera necesidad como pastas alimenticias, productos cárnicos, frutas, aceite o huevos», detallaron desde la AIAA.

Por todo esto, y según ha informado EL HERALDO de Aragón, la AIAA lanzó un mensaje de tranquilidad y calma a los ciudadanos a los que recordó que la cadena agroalimentaria es capaz de afrontar con éxito el aumento de la demanda. Recomendó, eso sí, que debe primar la responsabilidad de todos «para evitar afecciones puntuales o roturas de stock para algunos productos».

La organización incide además en que las empresas de este sector han intensificado sus protocolos específicos para reducir riesgos de contagio a sus trabajadores y evitar suspensiones o cierres de instalaciones. Pero también pide medidas específicas «para este sector estratégico» en situaciones de crisis y dado que la industria también se va a ver afectada indirectamente por el descenso de las actividades turísticas y de restauración, solicitan «que algunas de las medidas que está adoptando el Gobierno para el sector turístico y del transporte se hagan también extensivas a la industria alimentaria».

 

Optimizar la producción

Sirva como ejemplo el que se está realizando en la planta de Aves Nobles y Derivados, que comercializa sus productos bajo la marca Aldelís, empresa aragonesa dedicada a la fabricación de productos y derivados de pollo, uno de los alimentos que antes desaparece (y con más frecuencia es necesario reponer) en los lineales de los supermercados. «Notamos esta situación enseguida y hace ya unos días, porque uno de nuestros principales clientes está en Madrid, uno de los focos más numerosos», señaló Marta Serrano, responsable de Marketing, que reconoce que es «normal» el incremento de las ventas de esta carne porque su nivel de penetración en el mercado es del 95%. Además, las necesidades de las familias han aumentado con los niños en casa por el cierre de los colegios, ya que «ahora hay que hacer más comidas en el hogar», interpreta Serrano. Y detalla que la demanda es mayor en los supermercados porque los clientes concentran en una sola visita al establecimiento sus necesidades de compra.

Con todo, la representante de Aldelís aseguró que es pronto para concretar cuánto se ha incrementado la producción, aunque aseguró que «el miércoles ya habíamos consumido el stock de seguridad que tenemos». Pese a ello, Serrano insistió en que, puesto que la firma aragonesa está integrada en el grupo Padesa, Aldelís tiene asegurada la materia prima lo que garantía la continuidad de producción.

Así, tanto para atender la demanda como para garantizar el aprovisionamiento de este producto, la planta zaragozana situada en Plaza ya está tomando las primeras medidas. Por un lado se están asegurando los turnos. Esto significa que se está reorganizando el trabajo teniendo en cuenta las necesidades de conciliación que tienen aquellos empleados con niños que, al menos durante 15 días, tienen que estar en casa.

Se producirá también en sábado, un turno al que la empresa recurre en momentos en los existen mayores necesidades de producción, por ejemplo, en época navideña. Si para todo ello fuera necesario, la firma zaragozana no descarta realizar nuevas contrataciones, aunque reconoce las dificultades que supone porque «los nuevos empleados tienen que pasar por un periodo de formación», señaló la responsable de Marketing.

 

Además, Aldelís va a optimizar el consumo. Y esto se traduce en que la planta se dedicará esencialmente a la producción de aquellos alimentos de elaboración más básica y que, por lo tanto, puede producirse más rápidamente y estar así antes en el mercado, como por ejemplo, las chuletas de pollo marinadas o adobadas o las croquetas. Dejarán de hacer, por el contrario, otras preparados como el rollito primavera o las tortitas, que requieren un trabajo más lento y manual.

Y para garantizar este trabajo y el abastecimiento que supone, los responsables de la planta han implantado –como lo han hecho la totalidad de las industrias del sector– los más exigentes protocolos de sanidad, especialmente entre los trabajadores de producción que tienen que permanecer en los puestos de trabajo.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario