Comparte

Ni los escándalos relacionados con la manera de producir carne en Brasil ni la fragilidad del  sector agrario: “La Unión Europea solo ha pensado en vender coches a la hora de firmar el acuerdo con Mercosur, ahora tendremos que pagarlo los de siempre, los ganaderos”, ha denunciado el secretario de Ganadería de UPA, Román Santalla, tras una reunión mantenida entre UPA y Propollo en la que ha analizado “la crisis avícola que se avecina”.

Tan solo han pasado dos años del enorme escándalo de la «Carne Fraca» en que Brasil vendió internacionalmente partidas de carne bovina y aviar podrida.  Pero esto no ha sido un impedimento para que la UE haya dado vía libre para traer 180.000 toneladas anuales de estos productos desde los países de Mercosur sin ningún tipo de arancel. Pero cabe recordar que Brasil ya venía introduciendo en la Unión unas 500.000 toneladas anuales de carne de aves.

Para analizar esta nueva situación, avicultores de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) se reunieron el martes 2 de julio con el secretario general de la asociación interprofesional, Propollo, Ángel Martín.

Tras el encuentro, el representante de UPA, Román Santalla, concluía que el acuerdo de Mercosur es negativo para la UE: “en el sector avícola no nos salen las cuentas”.

Santalla ha dicho que en Propollo tienen claro que es a otro sector industrial, el del automóvil, al que sí le salen las cuentas: “han vuelto a usarnos como moneda de cambio para vender otros productos en zonas remotas del globo”.

 

Representantes de UPA reunidos con el secretario general de Propollo, la asociación interprofesional del sector avícola.

 

Doble rasero

Santalla reconoce que UPA y Propollo están de acuerdo en que las autoridades comunitarias han demostrado su hipocresía al firmar este acuerdo:

“¿Cómo se entiende que la UE no deje a sus ganaderos utilizar ciertos productos,

pero sí permita que entre en nuestro mercado carne producida con ellos fuera de nuestras fronteras?

Tampoco se les cae la cara de vergüenza cuando abogan públicamente por el consumo de cercanía y el sector agrario interior,

pero planean traer peor carne del otro lado del mundo perjudicando a nuestros productores y al medioambiente”.

 

A nivel Europeo, la AVEC ha criticado duramente el acuerdo de Mercosur y el peligro real de inundar el mercado europeo de pollo brasileño producido en condiciones muy diferentes y sin todas las garantias a las que obliga la UE.

La carne aviar supone un sector muy poderoso a uno y otro lado del Atlántico. Entre 1961 y 2016, la producción mundial de carne de ave pasó de nueve a 120 millones de toneladas. El sector representó cerca del 36% de la producción mundial de todo tipo de carne en 2016.

Para Mercosur, este sector es crucial, puesto que el mayor país de la alianza, Brasil, es uno de los mayores productores mundiales y el primer exportador. Solo en abril de este año, este país exportó 338,9 mil toneladas de carne de pollo (un 34,9% más que en el mismo mes de 2018).

Para la UE, por su parte, la carne de aves supone, a día de hoy, más de 300.000 puestos de trabajo. Muchos de ellos en peligro a partir de que el acuerdo se haga efectivo.

 

 

 

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • ASOC. INTERPROFESIONAL DE LA AVICULTURA DE CARNE DE POLLO EN ESPAÑA (PROPOLLO)

  • C/ Diego de León, 33. 4º dcha.
  • Madrid
  • Madrid (España)

PUBLICIDAD

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario